El Insulto, Líbano 2017

La Academia americana puede encontrar en la llamada a la reconciliación de El Insulto, un buen compromiso entre el discurso, muy europeo, sobre el arte y la cultura contemporánea de The Square y el riesgo asumido de la excelente Una mujer fantástica. Una potente nominación que podría contentar y sorprender a muchos.Ins1Quién. El guionista y cineasta libanés Ziad Doueiri ya convenció al jurado del Festival de San Sebastián, con su potente El Atentado, que le otorgó la mención especial del Palmarés de 2012. Tras este impresionante film y su exitosa incursión en la serie de televisión francesa Baron Noir, regresa a la gran pantalla con El Insulto que le ha llevado, merecidamente, a la lista de las cinco mejores películas en lengua no inglesa de los Oscar.Ins2

Qué. A partir de una anécdota personal del propio director: la típica enganchada con su fontanero que acaba en palabras malsonantes, frases acaloradas y demasiada tensión. Su amiga, Joëlle Touma, que también firma con el cineasta el guión de la película, estaba presente en ese momento, le comenta que se ha pasado tres pueblos y que, lo mínimo, es que se disculpe ante el fontanero.

Ins3

Una situación que incluso llegó más allá, y que no contaremos porque el film la recoge en su integridad. La brillante idea de Ziad Doueiri es utilizarla como base y transformarla en una fábula política, en la que un asunto personal se convierte en un enfrentamiento nacional entre la población de un país y los refugiados instalados en él, que trabajan y pretenden integrarse honestamente en su tierra de acogida.

Ins4Cómo. Mezclando géneros que han demostrado su eficacia, Ziad Doueiri construye un palpitante, intenso y fascinante universo. Desde una primera parte, en la que la narración se aproxima al western y sus dos protagonistas podrían ser dos vaqueros enfrentados en las calles de Beirut, hasta el final en forma de drama judicial en la que se desvelan demasiadas interioridades -y que demuestra que no todo es tan blanco y negro como creemos sino que impera en realidad una gama de grises-, El Insulto es un inmenso thriller político.

Ins5Cuándo. El 4 de marzo se desvelará, por fin, la película ganadora a mejor película de habla no inglesa de los Oscar, en una de las ediciones con más suspense de los últimos años. Nuestra mente está con The Square y nuestro corazón con Una mujer Fantástica. En quince días descubriremos con qué nominada estaban los votos de la Academia americana.

Ali Suliman, firme candidato a la Concha al mejor actor

por Carlos Loureda

Curiosa esta edición del festival de San Sebastián que, pese a un excelente nivel medio de películas, no había aportado grandes interpretaciones hasta el momento, y eso que nos encontramos ya a la mitad del certamen. Día especial el de hoy dado que la huelga convocada ha reducido las proyecciones al mínimo estricto necesario, para asegurar idéntica visibilidad a todas las candidatas de las secciones competitivas, la oficial y nuevos directores.El atentado, en la tercera película de Ziad Doueiri, tras West Beirut (1998), premio de la juventud en la Seminci y de la fresca y desvergonzada, Lila dice (2004), el director adapta la novela del escritor Yasmina Khadra. Esta historia de un cirujano árabe, de origen palestino, que de la noche a la mañana descubre que su mujer ha sido la responsable de un atentado terrorista ofrece al, siempre inspirado Ali Suliman, un rol ideal para llevarse la Concha de su categoría. Contención, sobriedad y elegancia en un papel que podía haberle llevado a exagerar o pasarse y que, sin embargo, opta por suavizar, lo que le da aún una mayor intensidad.La jornada continuó con la directora austriaca Barbara Albert, también presente en la proyección, con The dead and the living. Como ya había comentado antes, el programador de esta edición se está cubriendo de gloria, dado que al dedicarse a agrupar por temas las películas, hace más fácil la comparación por parte del público. Las dos de la sección oficial de hoy trataban en el fondo de lo mismo: la identidad, la mentira y la culpabilidad. En el caso de la austriaca a través de un road movie de iniciación (de paso a la edad adulta) de una joven intentando descubrir sus orígenes. No muy novedosa ni en la forma ni el fondo, ni bien ni mal, ni fu ni fa, ni frío ni calor.Lo que nadie se esperaba era que alguien osase arrebatar la cabeza del pelotón del Premio del Público de la sección Perlas, al otro austriaco del certamen, Michael Haneke y su sublime Amour, con 8,09 puntos. Una historia de incapacidad y pérdida de virginidad, The Sessions (con John Hawkes y Helen Hunt, que huelen a nominación Oscars) lo ha logrado con un flamante 9,02.

En pleno ecuador del festival, con esta edición de un alto nivel en la selección de películas, más entradas vendidas hasta el día de hoy y la alfombra roja que no puede estar más repleta (hasta el punto de que algunas estrellas pasan casi desapercibidas), el festival puede que haga de esta 60 edición, si todo sigue así, la referencia para muchos. Veremos lo que ocurre en la segunda parte.

Continuará…

15 películas para ver antes de disfrutar plenamente del Festival de San Sebastián

por Carlos Loureda

Para ir haciendo boca, y llevar lo mejor posible la espera hasta el comienzo de nuestro excepcional festival internacional de cine de San Sebastián, podemos ver o volver a revisar algunas películas que parecen acompañar a la perfección ciertas temáticas de esta 60 edición del Zinemaldia.El cine no puede olvidar la realidad y tanto la sección oficial, Jarecki con El fraude o Costa-Gavras y El Capital, como algunas películas de las secciones paralelas, abordan el mundo de las finanzas y la crisis económica de una manera u otra. Para comprenderla, ya que es imposible asimilarla, la mejor ficción realizada hasta el momento, Margin Call (2011), y versión documental, el espectacular Inside job (2010).Un  mundo en crisis es un mundo violento en el que la inseguridad se transforma en tensión social, la miseria alimenta el racismo y las privaciones acumuladas incitan en muchos casos al delito. La edición de este año no olvida esta parte oscura del ser humano ante las circunstancias difíciles, como el sueco Lasse Hallström en The Hypnotist que centra su mirada en una horrible matanza o el retrato de un asesino a sueldo de Javier Rebollo en El muerto y ser feliz. Y para equilibrar los criminales masculinos con los femeninos no estaría mal volver a ver Monster (2003) con su protagonista sudafricana, Charlize Theron (las apariencias engañan, ¿esta actriz tan rubia y africana?, pues sí).

Parece que la culpabilidad o la sensación de cargar con una pesada responsabilidad puede ser otro de los temas predilectos de los directores de este año, como All Apologies de Emily Tang, El atentado de Ziad Doueiri o The dead and the living de Barbara Albert. Gus Van Sant en 2007 realizó un estupendo análisis de la culpa en Paranoid Park.Existen argumentos que parecen vagar por el aire y es habitual que directores a kilómetros de distancia traten un asunto similar. El caso más llamativo de esta edición es el del francés François Ozon, asiduo del festival, Dans la maison, presentada en sección oficial, al abordar una intrigante relación entre profesor y alumno que otro cineasta, el argentino Marco Berger, utilizó en Ausente (2011). Tendremos que esperar a su proyección para descubrirla pero la comparación puede que no se haga esperar.

La literatura, desde el inicio del séptimo arte, ha proporcionado miles de argumentos para una industria, y un arte también, hambriento de nuevas historias. Esta edición cuenta con el debut en la gran pantalla como director del escritor Nicholas Jarecki o otra adaptación más de uno de los best seller internacionales de. Yasmina Khadra, El atentado. Para adentrarse en este delicado mundo de la adaptación, sin ir más lejos, la última lograda de un clásico sería Jane Eyre, versión 2011 (dirigida por Cary Fukunaga y protagonizada por Mia Wasikowska y Michael Fassbender tenía muchas posibilidades…).La familia, con sus explosiones de alegría, odio, celos, pasión y respeto, es el territorio ideal para que florezcan los mejores argumentos para llevarse un premio en un festival. Al menos, Rhino Season de Bahman Ghobadi y Venuto al mondo de Sergio Castellitto, la abordan de manera directa. Si deseas versión comedia opta por El Skylab (premio de la pasada edición) y en drama, Festen (1998).Stefan Zweig escribía en 1941, Brasil: país de futuro, y el tiempo le ha dado la razón. La fundación MAPFRE y el Festival 4+1 continúan la colaboración con el certamen y este año nos traen un ciclo de cine brasileño, con una selección que promete convertirse en uno de los platos fuertes de esta edición. Hace 50 años un cineasta único transformó el cine de su país y muchas de las películas actuales llevan aún su huella, volver a ver Barravento (1962), Tierra en trance (1967) o El dragón de la maldad contra el santo guerrero (1970) de Glauber Rocha sigue siendo un verdadero impacto.

Ocurre lo mismo con el ciclo Very Funny Things. Para comprender la nueva comedia americana, muy próxima del cine para y por adolescentes (con sus dos vertientes: pre-adolescentes y “adultescentes”), nada mejor que volver a la fuente original, la comedia clásica: Al servicio de las damas (1936) de Gregory Lacava o La fiera de mi niña (1938) de Howard Hawks. Bueno, mejor no comparar.La retrospectiva dedicada a Georges Franju va a sorprender a muchos. El cineasta conocido por su lado “fantástico” ha cultivado también su faceta realista a lo largo de su obra. Pero la película que nadie puede perderse en pantalla grande es Les yeux sans visage (1960) que recordará un estreno reciente, La piel que habito (2011).Y para terminar este breve recorrido de un enorme festival, es importante recordar que el gran premio internacional de la prensa cinematográfica se lo lleva este año Michael Haneke (si en un extraordinario esfuerzo de síntesis tendríamos que escoger a un director importante por cada continente, Haneke representaría a Europa, junto a Jeff Nichols, Apichatpong Werasetakul, John Hillcoat y Asghar Farhadi). Volver a ver su trabajo anterior, La cinta blanca, permite descubrir nuevos detalles de una de las películas más intensas de los últimos años. Michael Haneke recibirá El Premio Fipresci por Amour, excelente título que compartimos cuando pensamos en el festival de San Sebastián. Y ya se sabe: cuando hay amor, qué larga se hace la espera…

Continuará…

A %d blogueros les gusta esto: