’71, Reino Unido 2014

Desbordante de energía, radiante en sus movimientos e intensa puesta en escena. El debut de Yann Demange en la gran pantalla (tras su experiencia en el creativo terreno de las series de televisión) no podía resultar mejor. Un público conquistado desde la primera escena y un reconocimiento de la crítica, materializado en el galardón al mejor director de los premios 2014 de cine independiente británicos (BIFA).711Los enfrentamientos entre irlandeses e ingleses han resultado, desde siempre, una inagotable y fructífera fuente de inspiración para los mejores directores (Jim Sheridan, Paul Greengrass, Neil Jordan, Ken Loach, Steve McQueen…). O en términos generales, la historia irlandesa parece despertar las musas cinematográficas, década tras década.712El recién llegado, Yann Demange, no ha deseado quedarse corto y ha construido un thriller poderoso sobre fondo político. En pleno crisis entre protestantes y católicos, un joven soldado inglés pierde a su batallón en mitad de las calles de Belfast, en lo más crudo y violento de la guerra civil del año 1971 (título del filme). El intento de regresar a la base no será precisamente un paseo dominical.  713Encarnado por un actor que va ganando, a una velocidad impresionante, cada vez mayor prestancia en sus interpretaciones, Jack O’Connell (que ya deslumbró al público el año pasado con el excelente drama carcelario, Starred Up). Actor que saltará a la fama en sólo unas semanas, tras el estreno de Invencible (Unbroken) de Angelina Jolie (lo anticipamos con Jennifer Lawrence y Ryan Gosling), Jack O’Connell se va a convertir en uno de los actores más buscados próximamente (Jodie Foster, con su desarrollado talento para descubrir a buenos intérpretes, también lo ha incluido en su próxima película, Money Monster, con George Clooney y Julia Roberts).       714Este soldado intenta sobrevivir en una zona extremadamente hostil, motivado por la esperanza de volver a encontrar a lo que queda de su familia. Descubrimiento que se realiza a través de flashbacks que permiten al espectador, al mismo tiempo, respirar ante la violencia, la vertiginosa acción y la alta tensión, que la película acumula según avanza su metraje. Sabia mezcla de momentos más bucólicos, pero no por ello menos intensos, unidos a la agitación y adrenalina que implica una situación de supervivencia.715Con este primer trabajo para la gran pantalla Yann Demange se sitúa entre los pocos cineastas, que saben compaginar temas delicados con una forma de exposición más popular, como puede ser el thriller o los códigos del más puro cine de acción.717Como comentaba el director, no hay nada más repetitivo que una escena de persecución (alguien corriendo a través de callejuelas puede cansar muy rápidamente), pero su buen saber, la elección de un musculoso montaje y unos inspirados movimientos de cámara  consiguen una trepidante película, justamente premiada con su flamante BIFA 2014 al mejor director (arrebatándoselo a Matthew Warchus por Pride o a Mike Leigh –que se dice pronto- por Mr. Turner).  716Atención, aún hay más, porque es otra de las cinco candidatas a los Premios del Cine Europeo, nominación European Discovery – mejor ópera prima, frente a 10.000 km., La herida, Mil noches, una boda y The tribe. Difícil lo tiene el jurado. Solución el próximo sábado.

Anuncios

Black Coal, Thin Ice (Bai Ri Yan Huo, 2014), Trap Street (Shuiyin jie, 2013) y People Mountain People Sea (Ren shan ren hai, 2011): el mejor neo-noir se instala en China

Al cine negro, género por antonomasia más americano que una hamburguesa, más contemporáneo y radical le ha salido un importante competidor. Un puñado de cineastas de la República China está logrando filtrar sus guiones entre las tupidas mallas de la censura, conquistando un público local y arrebatando los mejores premios internacionales.BC1Oso de Oro 2014 de la Berlinale para Black Coal, Thin Ice (Negro carbón, fino hielo) o el León de Oro 2011 a Cai Shangjun, por su film People Mountain People Sea en la categoría de mejor dirección en el festival de Venecia. Sin olvidar la Palma de Cannes al mejor guión para Un toque de violencia, el año pasado. La cosecha no puede ser mejor ni más variada.BC2Varias notas comunes aparecen en todas estas joyas de cine actual. A pesar de las inmensas dificultades para colar sus historias, todas consiguen denunciar, directa o indirectamente, la corrupción del país como una enfermedad, sin remedio imaginable, que se extiende como una plaga social.PMPS1Una sociedad en plena transformación bañada en una profunda soledad, que no consigue encontrar las nuevas referencias y transformada en propicio terreno de cultivo para una violencia feroz. La sangrienta muerte, fría y sin motivación alguna, del hermano del protagonista en People Mountain, causa que le impulsa a atravesar el país desde el sur hasta el norte, acompañado de unos personajes expulsados de la sociedad y, por supuesto, más asesinatos (cuerpos descuartizados y esparcidos por todo el país) en Black Coal.   TS2Un cuerpo de seguridad incompetente: en Black Coal una desastrosa intervención policial acaba con dos policías muertos, que implican el despido del protagonista y la consiguiente interrupción de la investigación por su parte, que retomará por su cuenta cinco años después. O una velada denuncia de un sistema de control ciudadano por parte del Estado y una paranoia creciente que, en Trap Street, se convierte en el argumento central de la película: un joven que sigue a una chica y genera una intervención por espionaje de secretos de estado.PMPS2Unos protagonistas de las capas sociales más desfavorecidas y una preferencia por la minas, actividad brutal del mundo de trabajo, que ne el imaginario general recuerda la época de la industrialización del mundo occidental y de los abusos y condiciones laborales decimonónicas. La bajada a la mina de People Mountain es uno de los momentos más angustiantes del cine actual.     BC3Pero quizás lo más interesante sea el papel de las vamps” del cine chino. Alejadas del modelo occidental, más misteriosa, sin tanta laca, más naturales y menos sexuales. La protagonista de la calle trampa de Trap Street es empleada de una extraña sociedad estatal, más funcionaria aburrida que asesina, a la que lo único que se le puede criticar es enamorarse del chico que la sigue día y noche. O la empleada de la tintorería de Black Coal, solitaria, triste y perdida entre tanto muerto, desaparecido y descuartizado.BC8La libertad en la indefinición de un género concreto y su flirteo con otros en el mismo largometraje: Un toque de violencia o People Mountain comparten su estética de cine negro con la del western moderno o Trap Street con el drama sentimental o la película de espías, en una perfecta y equilibrada armonía.TS1

Además, la realización de estas películas comporta, al parecer, un espíritu de grupo, un interés compartido y proyectos cruzados. Vivian Qu, realizadora de su primer film, Trap Street, también ha asumido la producción de Un toque de violencia o de Black Coal. BC9Un nuevo cine que nadie debería perderse y que no olvida sus momentos bucólicos: los fuegos artificiales en pleno día (título original de Black Coal) o elipsis innovadoras y sublimes, la media vuelta en la autopista de la moto de este mismo film.  El festival de San Sebastián, con su fino olfato sobre las tendencias del cine actual, no ha dudado en incluir en su sección de Perlas al Carbón Negro de Yi’nan Diao (Black Coal), porque bien es sabido que no es oro todo lo que reluce (pero en el neo-noir, el negro luce siempre y mucho mejor).

Hoje eu quero voltar sozinho (The way he looks), Brasil 2013

Rompiendo con la tradición del retrato familiar, mucho más habitual en la cinematografía brasileña, el imaginativo Daniel Ribeiro prefiere centrar sus historias en un individuo que, con su comportamiento o decisiones, genera una reacción sentimental en cadena a su alrededor.APR0Más que un grupo numeroso de parientes, el cineasta prefiere las relaciones triangulares. Número que desde su primer cortometraje en 2007, canalla, desinhibido y provocador, A Mona do Lotação, realizado al alimón con Eduardo Mattos, en el que una transexual provoca literalmente una orgía desenfrenada en un autobús público, le ha aportado mucha suerte.APR1Lanzándose a su primer corto en solitario un año después, Café com leite, el festival de Berlín lo selecciona en su 58ª edición. Una tierna historia en que una pareja homosexual en ciernes debe integrar al hermano pequeño de uno de sus componentes, tras la muerte de sus padres, dentro de su relación.APR4Las dificultades no provienen del más pequeño de los integrantes de este nuevo orden familiar sino, en contra de lo esperado, de los dos adultos. Difícil tarea la de compartir las afectos. Ya en este corto, Daniel Ribeiro despliega su particular poesía visual con dos soberbias escenas, el paso del tiempo a través de unas cajas de leche y la complicada habilidad de saber cuánto tiempo es necesario para calentar el chocolate en el microondas (tan difícil como saber calcular los momentos que debes dedicar a tu pareja, sin asfixiarla o, al contrario, que se sienta abandonada).APR6En 2010 el cineasta escribe y dirige una perla, Eu Não Quero Voltar Sozinho. Hoy el cortometraje casi alcanza los cuatro millones de visionados. Como otros muchos directores, el éxito de este segundo cortometraje le permite saltar al largo con la misma historia (Hoy quiero volver solo) y en la presente edición de Berlín se lleva el Teddy Award y un premio de la Crítica Internacional FIPRESCI, en la sección Panorama, además de estar entre las finalistas del Sebastiane Latino del festival de San Sebastián 2014.APR2Este primer largometraje, traducido en los países francófonos con el inspirado título de Au premier regard (A primera vista), repite el impecable trío de actores del proyecto original, Ghilherme Lobo, Tess Amorim y Fabio Audi. De nuevo, un conflicto triangular de deseos y atracciones, entre un adolescente ciego, su mejor amiga y el recién llegado a su colegio.APR5No hay nada tan potente como la primera historia de amor. La duda de la buena elección, la tensión de verse rechazado, la subida de adrenalina amorosa y la inexplicable sensación de volar. Sí, el amor es ciego… sordo, manco y mudo, pero es lo único que merece vivirse, y Daniel Ribeiro lo cuenta con toda la sensibilidad, elegancia y  discreción de un beso robado. Atención al increíble talento de este cineasta comprometido.

Leviathan, Francia 2012

Cada año dispone de su propia cosecha OCNI (Objeto Cinematográfico No Identificado). Si en el apartado de Cine Invisible, son muchos los llamados, al final como siempre, son muy pocos los elegidos. Pero, salvo una Blue Jasmine bizarra de última hora, Leviathan se llevará el galardón de film friki del año, con todos los méritos.  LV3Rebobinemos. En 2009, Lucien Castaing-Taylor, un inglés de Liverpool que investiga en el Laboratorio de Etnografía Sensorial de Harvard (no me pregunten en qué consiste esta materia porque no sabría dar la mínima respuesta) codirigió junto a Illisa Barbash, el documental Sweetgrass. Esta trashumancia de un rebaño de cabras y corderos, a través de 300 kilómetros de la cordillera de Montana, con sus momentos de suspense, lobos amenazantes y osos poco amistosos, e incluso tiernos y melancólicos, la fusión de estos pastores modernos con un territorio que invita a la reflexión, me tuvo pegado a la pantalla la hora y media que duraba.   LV1Alejado de la imagen de Épinal que podía esperarse del tema, el cineasta etnólogo, sin necesidad de diálogos, lo abordaba con inteligencia, distancia y un inmenso sentido cinematográfico. Evidentemente, cuando tuve conocimiento de su nueva aventura en el séptimo cine, con un título tan sabroso como Leviathan (un monstruo marino del Antiguo Testamento asociado, con frecuencia, a Satanás), mis pupilas cinematográficas empezaron a salivar de impaciencia.     LV5Lucien Castaing-Taylor elige nueva compañera de viaje, Verena Paravel, y levantando ancla del mítico puerto de la caza de ballenas, New Bedford (como también lo hace el Capitán Ahab en la novela de Herman Melville, Moby Dick), salen dispuestos a rodar las imágenes más alucinantes nunca vistas de un barco pesquero.LV4Provistos de cámaras GoPros, que consiguen captar movimientos espectaculares (utilizadas, sobre todo, en las imágenes de deportes extremos o películas de acción, y normalmente pegadas a los cuerpos de sus protagonistas, graban de forma subjetiva, como si se tratase de una visión personal), el documental del mismo formato de duración (una hora y media de las 150 rodadas pero, tranquilos, aquí seguro que no hay segundas ni terceras partes), de nuevo, sin diálogos, es uno de esos viajes inesperados que te regala el cine.LV2Entre ángulos, que creía inexistentes, y fotogramas, mitad barrocos mitad surrealistas, el espectador va asistiendo a las diversas tareas de los pescadores de alta mar y parte de su vida cotidiana (aviso a navegantes, los marinos de Leviathan no disfrutan del mismo físico que los de las campañas publicitarias de Jean Paul Gaulthier). De la sala de proyección se salieron 5 o 6 personas, a algunos vecinos de asiento los vi disfrutar de una extraordinaria siesta, y otros se deleitaban, tan concentrados y admirativos como ante Gravity, lo último de Alfonso Cuarón.LV6Lo mejor del cine es que cada película tiene su espectador. El resultado es sorprendente y personalmente disfrute de todos los estados previsibles: admiración, movimiento incesante en la butaca y, también, una intensa reflexión hipnótica con los ojitos cerrados (al unísono de uno de sus protagonistas). El documental se ha paseado por los mejores festivales del mundo (incluido Sitges) y ha obtenido una buena pesca de premios: Premio del Jurado en Venecia 2012 o el FIPRESCI en Locarno. Lo más monstruoso es sincerarnos y responder a la pregunta de quién es el verdadero diablo al que se refiere su título.

Vamos al Festival Internacional de Cine de San Sebastián. ¿Nos acompañas?

Pasan los años y no se notan los festivales. A cada certamen se va con más ganas que nunca y, yo confieso (como diría el Maestro), hasta con un poco de nervios. La 61ª edición de nuestro Festival más Internacional de Cine se acerca a grandes pasos y promete darnos muchas sorpresas. Como siempre, todo lo compartido sabe mejor, y espero que durante estos días, hasta el próximo 28 de septiembre, me acompañéis en Crónicas desde San Sebastián.   CanibalCuando el año pasado elegí las fotos, para este mismo anuncio de la 60ª edición, no pensé en nada en especial. La selección, previa y estética, de las dos producciones fue realizada sin mucha reflexión. Hoy al verlas de nuevo me doy cuenta que Blancanieves se llevó el Premio Especial del Jurado, y Argo logró un carrerón en los Oscar. ¿Este año tendrán la misma suerte las dos fotos elegidas?Prisoners-Jake-Gyllenhaal-Hugh-JackmanTic, tac, tic, tac… Buen festival a todos/as.

A %d blogueros les gusta esto: