Fixeur y Ilegitim, Rumanía 2016

Pocos directores de cine pueden dejar noqueado al espectador con tanta sabiduría e inteligencia como el rumano Adrian Sitaru. Poco conocido por nuestros lares, este cineasta es, con mucha probabilidad, una de las personalidades con más fuerza visual y narrativa europeas.Este director estará muy, muy pronto, en la mente de los espectadores y en lo más alto de los festivales internacionales. Por eso es un inmenso placer compartir esta sensación con la excelente programación del festival D’A , que no ha dudado en incluir una de la dos películas, que el cineasta rodó el año pasado, Fixeur.        Adrian Sitaru combina cortometrajes con largos en una brillante carrera de tan sólo 10 años. Con su primer corto, Waves, en 2007 obtuvo el Leopardo de Oro de Locarno, en 2009, La cage, se lleva otros dos premios, en esta ocasión, en la Berlinale. Su primera película, Picnic, es seleccionada en Venecia; Best Intentions, su segundo largo, vuelve a ser premiado en Locarno y así durante toda la última década. ¿Quién da más?En 2016 rueda Ilegitim en 12 días y con menos de 250.000 euros, sin cerrar su guión sólo permite a sus actores una toma para cada escena, lo que le aproxima de una visión documental que derrocha energía con situaciones densas, siempre a punto de explotar. Con sus 10 horas de rodaje, Ilegitim es la prueba palpable de un inmenso talento que sólo pide ser descubierto por el espectador (recomendación, huir del cartel de la película que contiene, en una sola imagen, uno de los peores spoiler de la historia del cine).Una cena familiar, escena inicial del film y escenario habitual del cine rumano, confronta a cuatro hermanos frente al pasado poco glorioso de su padre. Este particular Festen deriva en su segunda parte hacia la relación fusional, literalmente, que se ha anclado entre los dos hermanos gemelos, Sasha y Romero. Un impactante puñetazo sobre cómo las opciones morales personales pueden chocar y cambiar en el tiempo.Por si no fuera suficiente en un año,  Adrian Sitaru, con un excepcional protagonista, Tudor Aaron Istodor, y su actor fetiche, Adrian Titieni, vuelve a rodar otro largometraje en 2016: The Fixer. Radu quiere hacerse un nombre en el periodismo internacional. Cuando dos prostitutas menores son expatriadas de Francia a su país de origen ve la oportunidad perfecta para obtener el tan anhelado reconocimiento.Radu se lanza a la búsqueda (y captura de esa entrevista) que le otorgará sus quince minutos de gloria. Pero para ello ¿estará dispuesto a superar los límites que le imponen sus valores? Sin lugar a duda, una de los mejores películas sobre la manipulación y las fronteras a no sobrepasar.  Y como es habitual el inteligente Adrian Sitaru inserta una línea argumental sobre la educación del hijo de su compañera sentimental. De nuevo, otro explosivo e inteligente film de este dotado cineasta. No te lo puedes perder.

Anuncios

El Balcón de las mujeres (Ismach Hatani) y Tikkun, Israel 2015 y 2016

La habilidad del director Emil Ben Shimon para abordar temas polémicos, con una enorme delicadeza y un extraordinario sentido del humor, no tiene precio. Y su última película, El balcón de las mujeres, ha cosechado lo que merecía: un mayoritario reconocimiento del público (una de las más taquilleras en Israel de los últimos diez años) y de la crítica (varias nominaciones a los premios de la academia israelí, los Ophir).A partir de la anécdota de una pequeña comunidad judía de Jerusalén, el cineasta habla de una de las preocupaciones más actuales de la sociedad actual: el fundamentalismo de una religión (da igual la que sea) y los efectos perversos que esta conducta genera, vía la limitación de libertades y el angustia y tensión que crea entre las personas.El famoso balcón de las mujeres, en los que ellas asisten a las ceremonias, se desploma en plena Bar Mitzvah de un joven adolescente. Resultado del accidente, la mujer del rabino acaba en el hospital, su marido se desconecta de la realidad y el conjunto de esta pequeña comunidad se queda sin su lugar de oración y de encuentro.Un ambicioso y ultra-ortodoxo rabino aprovecha la ocasión para incrustarse entre ellos, como un lobo con piel de cordero, y poco a poco intentar imponer una nueva interpretación de su religión, más estricta y, evidentemente, más reductora para la vida de las mujeres. Menos mal que todas estas estupendas mujeres (y excelentes actrices) no van a quedarse de brazos cruzados frente a esta sutil y manipuladora agresión.La película es una verdadera delicia de inteligencia, con grandes momentos de infinita ternura y un sublime retrato de una cultura tan lejana como apasionante. Al final es un film de lucha, de guerrilla contra los excesos de toda dictadura, con independencia de su origen, religioso, político, económico… Una película que renueva las ganas de continuar defendiendo la libertad frente a tanto lobo solitario y peligroso que, al final, sólo viven para separar para vencer y destruir la convivencia.Curiosa coincidencia en la cartelera israelí de este incremento de ultra-ortodoxia judía, síntoma de que la situación no va para mejor. Tikkun, de Avishai Sivan, aborda el mismo tema que El Balcón de las mujeres pero de una manera más pesimista.En un maravilloso blanco y negro que arrebató el premio a la mejor fotografía de la Seminci 2015, la historia del accidente casero que sufre Haim-Aaron (impresionante en el actor Aharon Traitel), académico ultra-ortodoxo que vive también en Jerusalén, y que permitirá liberarle (o en todo caso, perturbar su metódica vida de estudioso de los libros sagrados) de una manera inimaginable.En un concepto de mundo en el que cualquier placer está prohibido (de hecho, casi todo es pecado), una erección involuntario del protagonista en la ducha va a cambiar su mentalidad. Tikkun significa, entre otras cosas, la reparación del universo. Y ese será el caso del protagonista que, tras volver a la vida, comienza a descubrir que hay otra vida más allá de la Torá.Una fascinante película que posee la audacia de adentrarse, en su segunda mitad, en el género fantástico para intentar mostrar un universo que roza la sobrenatural, y que logró dos de los principales galardones del Festival de Locarno 2015, Premio Especial del Jurado y Mención especial.

Kaili Blues (Lu bian ye can), China 2015

La sexta generación de cineastas chinos, iniciada en los años 90, con Jia Zhangke como cabeza visible, ya puede añadir otro realizador más a su cosecha de excepción. Bi Gan, con sólo 26 añitos, presentó su opera prima, Kaili Blues en Locarno, y se llevó el premio al mejor realizador emergente de la cotizada sección Concorso Cineasti del presente.KB1Impresionante debut con una de las películas más fascinantes del año, que retoma las claves de esta generación lúcida y crítica: cámara en mano o “en moto”, sonido directo, un realismo próximo al cine italiano de posguerra, un pesimismo existencial, una nostalgia fuertemente anclado en sus personajes, una perpetua tensión entre ciudad y campo, actores no profesionales y una fascinante mezcla de presente, pasado y futuro.KB6Bi Gan comienza su narración en un minúsculo consultorio médico de la provincia de Kaili, con su clima subtropical en un ambiente de niebla y humidad permanente. Chen, el médico más joven, confiesa poco a poco, a su colega, una doctora veterana, las peripecias de su vida. Dos seres unidos por un pasado agitado y doloroso que, con sutiles pinceladas narrativas y sorprendentes flash back, van descubriendo su alma.KB3Chen, que lo ha perdido todo, sólo añora ocuparse de su sobrino, Weiwei. Cuando descubre que su padre lo ha vendido, el protagonista decide ir en su búsqueda a un lugar llamado Dang Mai, donde parece que el tiempo se ha detenido. Y en ese momento es cuando el espectador asiste a un momento mágico en la sala oscura. Chen tiene que atravesar el pueblo de una ribera a la otra, andando, en moto, en barco, siguiendo a los personajes que quizás pueden indicarle dónde se encuentra su sobrino.KB2Un alucinante plano secuencia comienza con ese periplo en un pueblo bañado por la bruma. Los minutos pasan y sigo sin comprender cómo o dónde se ha producido el corte (me imaginaba que como en Birdman, los cortes se unirían en posproducción, creando así un falso plano secuencia). Levamos 20 minutos de plano secuencia, hipnótico, y no encuentro el corte.KB4La película continúa, yo ya empiezo a enderezarme en la butaca y concentrándome aún más en este virtuoso plano que me tiene cautivado. 30 minutos y el rodaje prosigue. El placer es inmenso y el realizador logra una verdadera proeza técnica (y lógica por la narrativa de la historia, puesto que se justifica con la frase del Sutra del Diamante que abre la película). KB741 minutos exactos de plano secuencia (la lectura del Sutra del Diamante puede durar normalmente unos 40 minutos) rodados desde una moto con una cámara de fotos, la 5D3.KB5La niebla comienza a desaparecer, como siempre, la naturaleza tiene un potente significado en el cine asiático, ¿será el verdadero despertar del protagonista y su deseada felicidad? Espectacular y, por supuesto, también en el Festival D’A de Barcelona.

E Agora? Lembra-Me (¿Y ahora qué? Recuérdame), Portugal, 2013

Un año después de ver este impresionante diario íntimo, todavía se recuerda la emoción con que se recibe este regalo cinematográfico. Unos instantes de vida sinceros, un amor sin límites, infinitas batallas sin treguas, que un día se ganarán, y una honestidad recompensada por múltiples premios en diversos festivales (Locarno, Premio Especial del Jurado; Valdivia, mejor película…).Agora4Joaquim Pinto es director, actor, guionista y productor. Una artista integro con una carrera de casi 30 años. En este documental el cineasta decide filmar su lucha diaria personal contra la enfermedad, y también política, contra unos sistemas de seguridad social, que han olvidado que su objetivo primordial es salvar a las personas, no absorberles todas sus energías, a fuerza de formularios sin final y esperas sin reloj.aGORA3Pero también Joaquim Pinto, en su octavo largometraje, nos ofrece sus momentos más apreciados e íntimos: en casa con su compañero, Nuno Leonel (al que conoció en 1988, cuando éste se encargaba de la fotografía de su primera película, Uma pedra no bolso) y sus cuatro perros. Una perfecta reconstitución del arca de Noel, abierta a toda forma de vida, en la que el concepto “existencia” adquiere todo su significado. Con un fondo similar al tratado por Christopher Nolan, al fin y al cabo, E Agora? Lembra-Me es la versión más de autor de la reflexión del pasado, presente y futuro de Interstellar.Agora2Un documental que aborda infinitos temas sin maniqueísmo, con valentía y sin falsos pudores (como por ejemplo, la sensible y expuesta escena de amor entre los dos protagonistas, en la cálida penumbra de una siesta de verano), como siempre con la fuerza creativa, la inteligencia cinematográfica y una humildad, tan de agradecer, que despliega con sabiduría este generoso artista.Agora8De ahí que el necesario, brillante y arriesgado festival Márgenes, en su cuarta edición, haya decidido incluir una retrospectiva -en colaboración con Casa América, Embajada de Portugal en España, Instituto Camoes y Mostra Portuguesa– de  Joaquim Pinto y Nuno Leonel, que comienza el 9 de diciembre y finaliza con una prometedora Masterclass del propio Joaquim Pinto, en la Casa de América.Agora0Se puede, y se debería, luchar por muchos motivos. Hoy en día siguen sobrando las causas dignas de defensa. Desde las más amplias y ambiciosas, por la libertad, la igualdad, el respeto de los derechos humanos, hasta las que consideramos menos llamativas porque afectan a situaciones más particulares, todas son dignas de defensa. Pero hoy especialmente, el primero de diciembre, deberíamos recordar que, con total seguridad, la más importante es la lucha por la vida.

Los Mejores Carteles de los Festivales de Cine 2014

Con cada edición, un nuevo diseño. Encontrar la idea que exprese, gráficamente mejor en un cartel, los deseos del certamen, sus anhelos y su filosofía, es una ardua tarea que, en muchas ocasiones, no llega a buen puerto, pero, en otras, se convierte en objeto de colección y acaba siendo buscado por los aficionados. CmalagaVamos a repasar las tendencias y elegir, como siempre, muy subjetivamente, los mejores y peores del año en curso. Parece evidente que los festivales representados por animales han decidido darles el mayor protagonismo. Berlín, con el perfil de su Oso en múltiples colores, frente al elegante Leopardo de Locarno, con fondo negro, para resaltar su silueta. Bestial.CBerlinLocarnoLos clásicos Cannes y Venecia han preferido jugar la baza de la retrospectiva, en un delicioso juego de homenaje invertido. El festival francés poniendo como protagonista al actor italiano, Marcello Mastroianni, y el festival italiano, con una evocación de la película francesa dirigida por François Truffaut en 1959, Los Cuatrocientos Golpes. Te quiero mucho… y yo más.CCannesVeneciaOtros han optado por la estética cubista, versión 2014, mezclado con la influencia del noveno arte, el cómic. Ejemplos notables: Durban (Sudáfrica) y Valencia.CDurbanValenciaGeométricos y futuristas, con el ojo o la mirada como protagonista, en un arte que se disfruta tanto con la vista, no faltan cada año en los festivales internacionales. En esta edición, Edimburgo y Seattle han aportado dos buenos ejemplos.CEdimburgoSeattleOptar por lo figurativo es casi un acto de fe en lo humano en un año en el que el cine ha machacado las neuronas, destruido los cuerpos, desmaterializado al hombre y las relaciones (Trascendente, Lucy, Her…). Nueva York y Panamá han reivindicado la figura humana pero mezclada con otros elementos.CNewYorkPanamaY, tras las tendencias, nuestras nominaciones, en espera de vuestros votos,  comentarios o candidaturas alternativas. Sin lugar a dudas, dos certámenes se llevan el premio a los más autorreferenciales y sosos del año. Karlovy Vary (el número de su edición en minimalismo gráfico) y San Sebastián (letras en tres idiomas sobre un triste gris, menos mal que la edición va en rojo).CKarlovySanSebastianEl cartel más arriesgado, irreverente y lúcido de 2014 lo consigue el festival de Houston. Un alegato contra la crítica internacional que desea ejercer sobre un púlpito, febril ante la idea de establecer doctrina y, a menudo, decimonónica, frente a la realidad y al verdadero protagonista, todos y cada uno de los espectadores.CHoustonY, por fin, el cartel más inteligente, tierno y eficaz. Una idea magnífica, con la referencia cinéfila perfecta (King Kong, 1933), que dibuja de inmediato una sonrisa en cada uno de nosotros para anunciar el festival de cortos de Nueva York. CNYShortFilms(Actualizado finales de agosto) A petición popular añadimos otro importante cartel de la cosecha 2014, el del excelente festival de Sitges. Una sabia mezcla de terror, fantástico y cinefilia, en el que sobresale el ojo o la mirada como protagonista, en el peculiar estilo sangriento y canalla que tanto nos gusta del festival.  FestivalSitges2014_A4_V copia(Diciembre: última actualización del año) Para completar el panorama de los mejores carteles del año, añadimos los últimos nacionales de 2014, Sevilla y Gijón. Ambos confirman que la tendencia nacional ha sido de muchos globos y grandes ojos.

SevillaGijonHasta en la sección Zabaltegi del Festival de San Sebastián lucían dos pupilas, dilatadas a fuerza de pasar horas en la sala oscura, como dos soles. CartelZY es que, aunque visto el calendario de producciones, todo el mundo temía un año de transición cinematográfica sin grandes sorpresas, en espera de los potentes estrenos programados en 2015 (Paul Thomas Anderson, Brad Bird, Tim Burton, Michael Mann, George Miller… y todos los invisibles previstos), el año que finaliza en breve ha resultado más rico y variado de lo esperado. Aquí estaremos para confirmarlo y, por supuesto, contamos contigo para disfrutarlo juntos. Un 2015 de cine a todos/as.

A %d blogueros les gusta esto: