El Festival Márgenes y VII edición: limpia, brilla y da esplendor al séptimo arte (A fábrica de nada; Europa, La tierra aún se mueve, Ruinas tu reino…)

Como confirma Pablo Caballero, uno de los artífices (y también artificiero cinéfilo) de este insólito certamen, cuando en la Puerta del Sol montan el árbol de Navidad es el momento en que reaparece, como la gota malaya, el Festival Márgenes. Con una oferta, tan amplia como arriesgada, en la que hay para todos los (más exquisitos) gustos.  Empezando por la inauguración hoy, 23 de noviembre, en Cineteca con “Niñato”, de Adrián Orr, y siguiendo por su Sección Oficial de once estimulantes películas iberoamericanas, de forma presencial en las seis sedes del festival, del 24 de noviembre al 2 de diciembre, para continuar online y, como siempre, en streaming gratuito para todo el mundo a través de la web oficial del festival, entre el 2 y el 23 de diciembre. ¿Qué más se puede pedir?La Sección Oficial es el sueño de los cinéfilos más intrépidos: 25 CINES/seg, de Luis Macías; otra muestra del talento, la originalidad, la creatividad sin límites y el perpetuo juego de la maga del reciclaje artístico de las imágenes, María Cañas, en EXPO Lío’92; I vetri tremano, de Alessandro Focareta; La siesta del tigre, de Maximiliano Schonfeld; Las calles, de María Aparicio; Los mutantes, de Gabriel Azorín; Notas de campo, de Catarina Botelho; Omar y Gloria, de Jimmy Cohen; Tierra sola, de Tiziana PanizzaImposible hablar de todas ellas hoy pero al menos para de un par de ellas para abrir el apetito. En La tierra aún se mueve, de Pablo Chavarría, un misterioso bosque nos recibe, una misteriosa narración, “así actuamos nosotras, las brujas”, encadenándose con carreteras, arañas atrapando y envolviendo a su presa, con un trabajo acústico magistral, en una propuesta llena de sutiles y logradas metáforas.Por su parte, Pablo Escoto, como en el Lawrence de Arabia, de David Lean, abre su Ruinas tu reino con tres minutos de profundo negro en la que la inmersión del espectador se logra a través de la música. Las imágenes destierran al sonido y se mezclan con las citas de Michelet, Homero… búsquedas nocturnas de plantas y un ambiente, por momentos, al estilo del sublime Dead Slow Ahead, de Mauro Herce. Muy, muy brillante.       El Premio Especial Márgenes de este año se concede al cineasta colombiano, Luis Ospina, que también tendrá online, del 2 al 23 de diciembre, su retrospectiva gratuita. Otra novedad importante del Festival es su Sección informativa – El Presente, del 27 al 30 de noviembre en Cineteca. Sin duda de lo mejor del año: la inmensa A Fabrica de nada, de Pedro Pinho; Cocote, del dominicano Nelson Carlo de los Santos; Mariana, de Chris Gude; Tigre, codirigida por Silvina Schnicer y Ulises Porra y la impresionante, Europa, de Miguel Ángel Pérez Blanco. Esta última es uno de los estrenos más potentes de nuestra cinematografía actual. Qué tiemble el francés Yann Gonzalez. Miguel Ángel Pérez Blanco parece reinventar el nouveau roman en el ámbito del cine con esta historia de dos amantes, en un bucle temporal, que celebran un nuevo milenario y también el 2018. Curioso constatar el resultado que aparece, si mezclamos los títulos de las cuatro películas elegidas, “en esta fábrica de nada, pese a que la tierra aún se mueve, Europa ruina su reino”.Retomemos porque Márgenes también propone una, yo diría más que necesaria, Muestra: “Más allá del vampirismo de la pobreza”, en torno al concepto de “pornomiseria”, acuñado por Luis Ospina y Carlos Mayolo, con películas de Mayolo y Ospina, Ben Rivers, Camilo Restrepo y Rubén Mendoza, del 27 al 30 de noviembre en Cineteca. Aún hay más, la retrospectiva más completa hasta el momento en nuestro país del genial Glauber Rocha, en la Filmoteca Española y Filmoteca de Catalunya. Y por si fuera poco, clausura el 2 de diciembre en La Casa Encendida con Zama, de Lucrecia Martel. Milagro y paraíso cinéfilo de diciembre. Buen festival a todos/as.

Anuncios

Destinos, Until the Birds Return y El Orden Divino: Sección Oficial del Festival de Gijón

En un mes plagado de festivales, la cadencia se acentúa con la llegada en unos días, del 17 al 25 de noviembre, de la 55ª edición del Festival de Gijón con un variado, sorprendente y potente programa. Desde la Sección Oficial brillan varias perlas que podrían estar en el palmarés final.El cine búlgaro había prácticamente desaparecido del mapa cinematográfico en los últimos años. Afortunadamente la situación ha variado y con una producción actual anual de una docena de películas, estos cineastas vuelven a posicionarse en primera línea. Realismo crítico, excelente análisis social, sugestivas puestas en escena y brillantes actores: el nuevo cine búlgaro puede ser el “próximo cine rumano” de los festivales internacionales.Perfecto ejemplo: la excepcional, y uno de los mejores momentos de Cannes 2017, Destinos, de Stephan Komandarev. Un film coral en la que desde una explosiva introducción, la negativa ante un soborno de un banquero, se van desplegando las historias de varias taxistas de la capital del país, Sofía.Hace un par de años el director tomó un taxi en una gélida noche de enero, la conversación se instala y el taxista le cuenta que, dada la situación actual, se había visto obligado a reconvertirse, desde su antigua profesión de profesor de física nuclear, en conductor de taxi por la noche. En ese momento el cineasta supo que tenía su historia.Gracias una cámara Alexa, muy ligera y de reducido tamaño, Stephan Komandarev opta por un único plano secuencia por cada historia (alguna roza los veinte minutos), una proeza de puesta en escena que acentúa la fuerza de cada situación. Taxis utilizados por los más variados especímenes de la fauna social búlgara, sin perder en ningún momento su irónica mirada, “Bulgaria es un país de optimistas. Todos los depresivos y pesimistas se han ido hace tiempo” (en menos de treinta años ha pasado de casi 9 millones de habitantes a 5 y medio).Una impecable película con un dispositivo que parece haberle gustado a su director, ya que piensa realizar una trilogía “Fast & Furious de autor”: del taxi de Destinos, en la segunda, ya escrita, serán tres coches de policías, y en la tercera le tocará a las ambulancias. Flechazo, sin lugar a dudas, de la Sección Oficial de Gijón.Otra película coral con tres historias sucesivas (la última, totalmente hipnótica) de esta sección es la ópera prima argelina, Until the Birds Return, de Karim Moussaoui. Inspirado retrato de una sociedad que no ha cerrado las heridas de su sangriento pasado reciente. Mezcla de orígenes sociales  y geográficos: la capital del país del promotor inmobiliario que abre la película, una joven que se dirige al pueblo de la ceremonia de su matrimonio y que se cruza en su camino con un, no tan, desconocido y, por último, el pasado de un radiólogo que volverá a su presente. Road-movie inmenso y arriesgado.Menos mal que también el festival de Gijón ha dejado algo para la comedia (en la forma pero no en el fondo) con el premiado film suizo (y candidato de su país al Oscar como mejor película en lengua extranjera): El Orden Divino, de Petra Volpe.Suiza es un país que no ha dudado en otorgar una extrema libertad al capital, un territorio que otorga cualquier derecho al dinero pero que no se ha comportado igual con la mitad de sus habitantes: las mujeres. Siéntase porque, aunque parezca imposible, la gran democracia suiza otorgó el derecho al voto a las mujeres en… 1971, o a sea, ayer.

Con una estructura y narración clásica la historia de esta tardanza democrática es una verdadera bomba de relojería que recolecta todos los votos del Premio del Público en los festivales. Grandes intérpretes para una historia que merece ser recordada. Buen festival a todos/as.

Corpo Elétrico, Embrasse-moi!, Les garons sauvages (The Wild Boys), A Moment in the Reeds y Mr. Gay Siria.

Durante la primera quincena de noviembre el intrépido cinéfilo, amante de las sensaciones fuertes, vive von el corazón partido. Literalmente, un sin vivir, entre la excelente programación del festival LesGaiCineMad de Madrid y la explosión de estrenos del cine europeo en el Festival de Sevilla.Da gusto ver como las habituales producciones del cine de la diversidad entran en el discurso de la normalidad, frente a una larga historia de protagonistas que solo sufrían, se suicidaban, o en algunos casos (demasiados), acababan agredidos o asesinados. Ópera prima, tras varios cortos y muchos guiones, del inspirado director Marcelo Caetano, Corpo Elétrico emociona por su naturalidad.La historia de Elías, con el excelente actor Kelner Macêdo, joven de 23 años, es el retrato perfecto de la nueva generación, con independencia de su identidad sexual. Sus encuentros en busca del amor, la experiencia de su primer trabajo, sus anhelos e ilusiones, como el de casi todos/as, hacen que empaticemos con él desde el primer fotograma.Corpo Elétrico contiene uno delos mejores planos secuencias del cine de este año. Hacia la mitad del film, Elías y sus compañeros de trabajo salen de la fábrica y comienzan a buscar un lugar para tomar algo. Mientras avanzan por la calle se van mezclando, comparten bromas, cambian de interlocutor, bromean o cuentan intimidades, una escena que resume a la perfección la filosofía de la película: el conocimiento del otro es el primer paso para su aceptación. Un momento que, pese a su aparente sencillez, emociona.Premio Maguey de este año y también candidata al Sebastiane Latino pero… es imposible no rendirse ante Una mujer fantástica. Una película que promete un brillante futuro a su director, Marcelo Caetano.La cantante y actriz francesa, Océanerosemarie, salta al cine con Embrasse-moi! (Bésame), adaptación de su exitosa producción teatral, La Lesbienne invisible. De nuevo, la absoluta normalidad que tanto placer procura en el cine. Una comedia pop y romántica en que la protagonista busca su media naranja, en medio de una insoportable ex (genial, como siempre, Laure Calamy) y una madre que, como todas, siempre prefiere a su novia anterior (real como la vida misma).      Las reflexiones sobre el amor, el lugar que queremos ocupar en esta sociedad o, sencillamente, la posibilidad de que el último encuentro sea el definitivo, también están a la orden del día en A moment in the Reeds. El finlandés, Mikko Makela, nos cuenta la historia de Leavi, un estudiante que prepara su tesis en París, y que regresa a la casa de su padre por unos días, y su encuentro con Tarek, un emigrado sirio que trabaja para su padre. Si bien sus motivos son distintos, ambos se encuentran desarraigados y sin saber muy bien dónde y, eterna duda, con quién instalarse en esta vida.Incluso aunque muchos nos quieran la normalidad, otros luchan cada día por lograrla. Batalla inteligente, quijotesca y valiente la de estos hombres, también sirios, perseguidos en su país, con penas de muerte por su condición y que, frente a ello, deciden participar en concurso de belleza más polémico en su país, la elección de Mr. Gay Siria. Dos refugiados en Turquía que creen en la normalidad aún bajo las peores circunstancias. Un documental de la valiente y comprometida, Ayse Toprak. Otro de los sabrosos momentos que ofrece la 22º edición de LesGaiCineMad. Al final, lo mejor es no escoger una sino verlas todas. A disfrutar.Desde Sevilla parece que se ha establecido un diálogo (cinéfilo) con Madrid. Descubramos las cartas desde el principio, Les garçons sauvages (The Wild Boys), de Bertrand Mandico, es una futura película de culto que mezcla universos tan particulares como los más ardientes sueños eróticos de James Bidgood, las tensiones sentimentales del febril Rainer Werner Fassbinder y la poesía visual del tándem de los dos Jean, Genet y Cocteau.Con un sublime blanco y negro, su director Bertrand Mandico (amante de los fluidos filmados) aborda un género casi olvidado, el de aventuras. Cinco jóvenes burguesitos son enviados por sus padres a una isla para que castigarles, por el último de sus múltiples vandalismos, agresiones y violencias. El encargado de corregirles será un capitán holandés que les llevará… ¿por el buen camino?Por si fuera poco, la isla está plagada de plantas muy, muy exóticas, imprevisibles personajes y poderes que les transformarán radicalmente. Premio del último FIFIB (Festival Internacional del Film Independiente de Burdeos), Les garçons sauvages (The Wild Boys) es, por el momento, LA película queer y transgénero del siglo XXI. (Qué tiemble Bruce LaBruce que también presenta The Misandrists…tela).

Festival de Sevilla, tierra de mujeres: Barbara, Insyriated, Pin Cushion y Un sol Interior

La XIVª edición del Festival de Sevilla presenta, de nuevo, una programación de lujo que comienza mañana y nos hará soñar hasta el próximo 11 de noviembre. Este certamen ha sabido situarse entre los más importantes de Europa (y el mejor escaparate imaginable para cine europeo a nivel internacional), con centenares de películas, estrenos mundiales y una paleta tan amplia de propuestas, que la elección ya se convierte en un puro placer. Una cita imprescindible.Como ya había anticipado el festival de San Sebastián con un palmarés que recogía la importancia y la extrema calidad y perspicacia de la mirada femenina en el cine actual, o la selección oficial de la Seminci con un presencia de cineastas espectacular, el Festival de Sevilla no se queda a la zaga y no faltan los retratos de mujeres valientes, emprendedoras, dinámicas, creativas y luchadoras (puro reflejo de la realidad). Aunque destacar algunas se convierta en un verdadero suplicio de Tántalo, ahí van al menos cuatro que me han impresionado.Barbara, la misteriosa diva francesa de la canción, un mito en su país y la mujer que mejor susurraba al cantar, era un terreno tan resbaladizo como peligroso. Centenares de publicaciones, millones de seguidores y fanáticos adoradores de una monumental artistas que embrujaba al público, hacían de un posible biopic sobre ella, el sueño, y al mismo tiempo, la pesadilla de muchísimos cineastas franceses.El director de este no-biopic, el inteligente Mathieu Amalric, no ha caído en la trampa de rodar lo previsible y se ha lanzado a un verdadero poema visual sobre la creación, el cine y la veneración de los directores por sus musas, las actrices, utilizando como crisol a la cantante francesa.Todo comienza por el retorno de la actriz que va a interpretar Barbara, la joya del cine francesa aún no suficientemente conocida, Jeanne Balibar. Se inicia el rodaje frente a un humilde director, el propio Mathieu Amalric, sobrepasado por la empresa. Ensayos de la actriz sobre los gestos de la cantante, tomas de sus conciertos, un director cada vez más acobardado y una actriz que se funde en su personaje.Una película que mezcla con tal perfección las imágenes de la verdadera Barbara con las Jeanne Balibar (como decía otro célebre cineasta francés, que a su vez, la había retomado de otro director, “toda película, al final, es un documental sobre su propio rodaje’), que por momentos el espectador no llega a distinguir una de la otra.Impactado, conmovido y aterrado es que como deja al espectador, Insyriated, de Philippe Van Leeuw. Un espacio confinado (el apartamento familiar donde la madre, sus hijos, el abuelo, la criada y unos vecinos que se han refugiado con ellos esperan que finalice la guerra en Siria) le es suficiente al cineasta para crear una de las películas más impresionantes del año.    Evidentemente la presencia de la grandísima actriz Hiam Abass (unos de los futuros Premios Donosti más merecidos que el festival de San Sebastián podría otorgar –sólo 22 mujeres de los más de 60 Premios Donosti… grrr – ) aporta, como siempre, toda su riqueza interpretativa. Para mí, una de las actrices que más se ha arriesgado en su carrera, apoyando a jóvenes realizadores, con potentes proyectos y con la imagen de la mujer oriental actual: firme frente a los lobos de la guerra y las tensiones de la religión.Atención talento: Deborah Haywood. Ópera prima de un hada británica, etérea, inspirada y enternecedora. La cineasta comenzó la historia de Pin Cushion (Alfiletero) en 2008, tras un paréntesis, la retomó del 2012 al 2015, con la libertad total de tono que le proporcionó la certeza de que nadie la financiaría. Por suerte, el proyecto vio la luz y ya ha pasado por el Festival Internacional del Film Independiente de Burdeos (FIFIB) y ahora llega a Sevilla.Una historia de acoso en la escuela de una jovencita que acaba de instalarse en una nueva ciudad. Recién llegada con su madre, otro personaje de alto voltaje, la película se presenta como un frágil cuento de muñecas que concluye con uno de los mejores finales del año. Destellos de maestría en la puesta en escena y un tono melancólico para esta pareja de mujeres que intentan por todo los medios integrarse en una cruel sociedad.Como comentaba la directora frente a eso acoso social de la madre y de su hija, “cuando era adolescente sabes que esa situación en algún momento  finalizará, el problema es que, cuando la sufres de mayor, tienes la total seguridad de que nunca acabará”. Sería una pena perderse esta joyita en bruto.Debo reconocer que cuando se escribe sobre cine se tiende a exagerar un poquito sobre las características de las películas para poder resaltarlas y sacarlas de la inmensa oferta semanal. Muchísimos compañeros franceses han calificado Un sol interior, como la primera comedia de Claire Denis. Un poco excesivo. La película es una excelente farsa y un inspirado sainete pero de ahí a comedia tronchante existe una gran distancia.      Comparto la opinión del interesante cambio de tono en la filmografía de una cineasta tan importante como Claire Denis. Un sol interior, las desventuras de una mujer maravillosa rodeada del género masculino más perdido de la historia de la humanidad, le brinda a Juliette Binoche uno de los mejores papeles de su carrera. Resplandeciente, tristemente divertida y sensualmente hipnótica, la gran actriz enamora la cámara, una vez más.Esta historia se inspira del libro, Fragments d’un discours amoureux, de Roland Barthes, pero como al final no se llegó a un acuerdo con los derechos de autor, inspirándose en ella y con la ayuda de la escritora Christine Angot, escribieron Gafas Negras (título inicial) que se convirtió en Un gran sol interior cuando vieron la escena con la que el inmenso Gérard Depardieu cierra el film. Otro gran momento del festival.El Festival de Sevilla ha logrado hasta cambiar los dichos populares. Ya no es que la lluvia sea una pura maravilla, ahora “el cine en Sevilla es una pura maravilla” durante su festival. Lo seguiremos muy de cerca. Buen certamen a todos/as.

 

Vente con Nosotros a la 65ª Edición del Festival de Cine de San Sebastián

Por fin llega la fascinante edición del festival más mediatizado y apasionante del panorama nacional. La mejor vitrina de nuestro cine y la perfecta ventana hacia las cinematografías de lo mejor del séptimo arte actual. Con un programa cargado mucho y muy buen cine, más de 200 películas, encuentros, presentaciones… desde mañana, y hasta el próximo 30 de septiembre, comienza el seguimiento especial de Fotogramas sobre el Festival de San Sebastián 2017. Una espectacular presencia nacional que hace, que por primera vez desde hace muchos años, nuestras preferidas de la sección oficial sean las producciones nacionales en un año que puede dar muchas sorpresas. Te invitamos a seguir desde Fotogramas en su web el Festival de San Sebastián y sus imágenes y primeras reacciones tras las proyecciones en Instagram y Twitter de Fotogramas_es y Cineinvisib. En este festival tan Handia, siempre estamos entre las mejores manos. Te invitamos a vivirlo juntos y compartirlo con nosotros. Buen festival a todos/as

A %d blogueros les gusta esto: