Matar a Jesús, Colombia 2017

Meses después de la clausura del festival de San Sebastián, entre muchos momentos memorables, una película sigue presente en la retina, pese al centenar de films vistos desde entonces, la ópera prima de Laura Mora Ortega, Matar a Jesús, sigue deslumbrando por su osadía, riesgo, narración y belleza. Sin lugar a dudas, una de las mejores películas en español de este año.A sus veintidós años, la cineasta Laura Mora presenció el asesinato de su padre, perpetrado por una pareja de motoristas, cuando regresaban juntos a casa de la universidad. Este hecho, que marca toda una existencia, sirve de base para un potentísimo film. Hoy, trece años después, la investigación policial no ha dado resultado alguno.A partir de esta tragedia la cineasta ha creado una historia demoledora. Ante la impasibilidad de los agentes y la ineficacia de las supuestas pesquisas policiales, la protagonista de la historia (excelente actriz, Natasha Jaramillo, muy bien acompañada por Giovanni Rodríguez) no puede avanzar en su duelo. Pero lo inimaginable está aún por llegar. Una noche se cruza con un joven, que reconoce como el asesino de su padre. ¿Qué hacer frente a ello? ¿Intentar entrar en su círculo y tomar la justicia por su mano?Matar a Jesús es, ante todo, un nervioso, excelente y tenso thriller, en que el suspense llega a su paroxismo, pero la gran mirada cinefilia de Laura Mora le aporta muchísimo más. Una deslumbrante radiografía de la ciudad de Medellín, en la que se han recorrido hasta quince barrios distintos y que su sabio ojo ha sabido combinar a la perfección, rodando por ejemplo en un plano un barrio, y en su contra plano, otro diferente. O la utilización del lenguaje de la calle, crudo, vivo e hiriente que transmite la enorme violencia que se respira en la ciudad.Pero además, Matar a Jesús es una película absolutamente imprescindible. En un país que, por miedo o vergüenza (o una mezcla de ambas), no ha decidido enfrentarse y analizar lo que ha ocurrido y está ocurriendo en su historia, como lo han hecho otros países vecinos, se añade un hecho absolutamente inconcebible. En una cinematografía nacional que, en la actualidad, está produciendo unas 40 películas anuales, la mayoría glorifican la figura del sicario -sobre todo, las series y telefilmes-, y se dedican a falsear la figura del sicario, olvidando la pura realidad y su esencia, asesinos a sueldo muy alejados del mítico héroe.La inteligencia y sutileza de Laura Mora Ortega muestra la necesaria realidad y, lo más sorprendente, es que aún con todos los motivos justificados que ha sufrido, que podían generar su total rechazo y odio sin límites al sicario, como cineasta no cae en la simplicidad y en su escritura intenta también comprender lo que le ha llevado a ello. La frase de guión, “me da asco la vida”, aún resuena en mis oídos.Laura Mora Ortega ha sabido dirigir a estos actores no profesionales, durante 8 meses de trabajo, con una mágica brillantez que se siente en el metraje. Ellos desconocían por completo lo que iba a ocurrir en la escena siguiente. Mágico. Nosotros sí sabemos que va a suceder: volveremos a verla, y esperemos que muy pronto, con más premios en la mano, el Premio de la Juventud en el festival de San Sebastián o el Coral Especial del Jurado (Ópera Prima) en el de La Habana, Premio del público en el Festival REC de Tarragona, otros dos en el de El Cairo… son sólo los primeros. Una carrera que no puede empezar mejor.

Anuncios

Todo Cine – Todo Dominicana Todo Felicidad del 17 al 20 de septiembre en Madrid

Nadie puede negar que el cine latinoamericano del nuevo siglo brilla con luz propia, arrebatando los más codiciados premios en los mejores festivales del mundo (Desde Allá, El abrazo de la serpiente, Una mujer fantástica, Post Mortem, Nostalgia de la luz, Después de Lucía, La jaula de oro, Ixcanul…)  la lista es tan extensa como inagotable, a la que se suma el último León de Oro en Venecia para Guillermo del Toro.Si en los años 2000, quizás, fueron Argentina y México quienes abrieron este magnífico baile de galardones, a posteriori se fueron uniendo otros países en la que una nueva generación nómada, internacional, viajera, extremadamente cinéfila, pero con una visión muy local de su cine, aportaba joyas a la historia del cine. Luego se fueron añadiendo, Chile, Colombia, Guatemala…Para los amantes del cine, descubrir una nueva cinematografía que, al final, es una nueva mirada, constituye un inmenso placer. Por eso la sexta edición de Todo Cine-Todo Dominicana (largos y cortos actual de ficción y documental dominicanos), organizada por la embajada dominicana en Madrid, desde el próximo día 17 en la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas y Cineteca de Madrid en Matadero, es todo un regalo para los amantes de senderos inexplorados y novedosas travesías.Viendo lo variado, inspirado y creativo de lo presentado en esta edición no sería de extrañar que en breve el cine dominicano empiece a recorrer festivales internacionales y recoger el esfuerzo del trabajo de los últimos años. Los breves e impresionantes  minutos del corto, La pasión original, de Iván Herrera, contienen más cine que muchos largometrajes de dos horas.La inspirada historia de una búsqueda paternal del cineasta Bladimir Abud, que sabe recrear con maestría un  ambiente, con su película de ficción, A orillas del mar, un cine vérité que acaricia el terreno documental y con un sabio respeto al retratar la violencia sin tener que mostrarla directamente, o el impecable cortometraje Tiznao, de Andrés Farías, son buenos ejemplos de la riqueza y buen saber del cine dominicano actual.Pero como siempre lo más interesante de un festival o una muestra como Todo Cine-Todo Dominicana es poder pasearse entre las propuestas, descubrir nuevas foros, admirar nuevos lugares. Entre la reflexión y la denuncia de algunos males de la sociedad actual también cabe un feel good movie como Misión Estrella, de Fernando Báez, que a través de la historia de un aspirante a ganador de un programa de televisión entre supervivencia y Gran Hermano, nos muestra los paisajes paradisiacos de un país espectacular.Y por si fuese poco, con la presencia de invitados como Bladimir Abud, David Maler, Jake Kheel o Yanillys Pérez. Atención a otras películas como Muerte por mil cortes, Jeffrey, Reinbou o Falling (con la siempre admirable Emma Suárez). Cuatro días para realizar un magnífico viaje a la República Dominicana sin moverse de Madrid. No tienes excusa para faltar, la entrada es gratis hasta completar el aforo. A disfrutar de la sexta edición de Todo Cine-Todo Dominicana

Una mujer fantástica, Chile 2017

La elegancia en la escritura de un guión tiene nombre propio, Sebastián Lelio. Pocas veces se ve en la gran pantalla tal finura, capacidad de análisis, empatía desbordante y generosidad sin límites sobre un tema, que el propio cineasta reconocía desconocer por completo, antes de comenzar su redacción.A partir de una inquietante idea que le rondaba la cabeza (las consecuencias de morir en brazos de la persona más inesperada), Sebastián Lelio comenzó a buscar a su protagonista. Lo intentó con un hombre, una mujer mayor (lo que podría haberse convertido en la segunda parte de su espléndida Gloria), una joven… hasta que encontró a Daniela Vega y supo que ya no podría hacer su quinta producción (tras un debut en un film de episodios) sin esta actriz, también, fantástica. Más bien, sublime.Ella encarna a Marina, una joven cantante de boleros por la noche y camarera durante el día, que vive una historia de amor con un hombre, veinte años mayor que ella, y que tras un año de relación, van a vivir juntos.  Inesperadamente, una noche de madrugada, él comienza a sentirse mal y acaban en el hospital.La sutileza y habilidad narrativa de Sebastián Lelio reside en los detalles discretos que se van acumulando en su escritura. La película comienza con los cálidos colores de una sauna, las lentejuelas de una sala de espectáculos y la luz tamizada de un restaurante. Una vida en color para sus protagonistas, basada en el bienestar, cuidado y limpieza del cuerpo (sauna de masajes corporales y estética).Pero desde el momento en que Marina sale del quirófano del hospital, el inteligente Sebastián Lelio sitúa a su protagonista junto a un cartel, “Área Sucia”, que anticipa lo que va a tener que sufrir Marina. Un nuevo espacio, literalmente, asqueroso, blanco sucio y sin color, en el que saldrán las peores actitudes de la familia de su pareja y de funcionarios públicos (que no han abandonado del todo las costumbres de la época de la dictadura).Frente a tal violencia verbal y física (hasta un sencillo celo es utilizado con un horror digno de un giallo desbocado), los espectadores se mueven en sus sillas incómodos, agitados por un comportamiento neandertal pero Marina logra en todo momento conservar su dignidad y afrontar la bajeza y mezquindad de unos seres frustrados que no admiten que otros seas felices o distintos. Nunca un título había sido tan exacto: Marina es una mujer fantástica, una verdadera heroína, una Agustina de Aragón defendiendo las barricadas de la tolerancia.Una las películas mejor escritas e interpretadas del año que, con total justicia, se llevó el Oso de Plata al mejor guión en el último festival de Berlín. Y que por si fuese poco, acaba de recibir el V Premio Sebastiane Latino del festival de San Sebastián. Viendo el habitual lúcido ojo de su jurado, Una mujer fantástica, seguro que tendrá el mismo reconocimiento de crítica y público que la anterior premiada, (también chilena) Rara, que superó los 50 premios en festivales de todo el mundo.

Todos somos hijos de la laguna y de la Casa Encendida

Por noveno año consecutivo, La Casa Encendida y la FONGDCAM presentan su edición de “La voz de los sin voz”, un ciclo en el que las ONG de Desarrollo de Madrid utilizan el cine como herramienta del cambio social, con el fin de reflexionar junto al público sobre temas tan necesarios, hoy en día, como la defensa de los derechos humanos, el papel de la mujer en el desarrollo o la ciudadanía global.HL3Tres fascinante documentales, dos españoles, La serpiente de hierro, de Ayo Cabrera, y District Zero, de P. Iraburu, J. Fernández y P. Tosco, y uno peruano, el hipnótico Hija de la laguna, de Ernesto Cabellos Damián, se proyectarán cada martes, a partir del 14 de junio. Y además de forma gratuita.HL2Hija de la laguna inaugura el ciclo de la mejor manera que se podía imaginar. Una narración apasionante por parte de Ernesto “Tito” Cabellos Damián, un tema de absoluta actualidad y unos personajes fascinantes que empatizan de inmediato con el espectador.Hija-de-la-laguna-NelidaY no es para menos. Nélida es una campesina tímida, comprometida con el bienestar de los habitantes de su pueblo, y que siguiendo costumbres ancestrales, se comunica con los elementos de la naturaleza, con sencillez y humildad. Junto a su casa hay una laguna, serena, increíblemente hermosa y relajante solo con acercarse a ella. Para Nélida, la laguna es como su madre, forma parte de su familia, es un personaje más con el que habla, se confiesa con los espíritus del agua y les ofrece flores, de vez en cuando.HL1Pero como en los mejores filmes de suspense y en las peores pesadillas de la realidad, el descubrimiento de oro en la laguna va a hacer que las cosas cambien muy rápidamente. Intereses económicos, grandes multinacionales que no dudarían en vaciar la laguna, centenares de policías de policías que jamás habían pisado este idílico paisaje (gran momento de tensión en la película) se verán enfrente de la tranquila y frágil Nélida.HL4Un poético documental que ha sido todo un fenómeno en su país, con casi 3 millones y medio de espectadores que vieron su tráiler en tan solo un mes o, personalidades tan reconocidas como Ricardo Darín o Noam Chomsky, apoyándola sin reservas. Otro motivo más para no perdértela.casa-encendidaY para Cine Invisible una excelente oportunidad de felicitar el sublime trabajo (no solamente en cine) de La Casa Encendida que, hace unos días ha recibido la Medalla de Honor que concede anualmente la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, por su condición de “referente” por la diversidad y calidad de sus múltiples actividades y su carácter “dinámico e innovador”. Hoy más que nunca La Casa Encendida es necesaria. Enhorabuena y un millón de gracias.

FILMADRID espectacular: John From y Montanha, Portugal 2015

Difícil, por no decir imposible, para un festival conseguir una identidad en tan solo dos ediciones. FILMADRID ha logrado lo que parecía inabordable en tan poco, pero intenso, tiempo. Y es que sus organizadores han rebasado la barrera psicológica, e inexplicable, de solo programar en su Sección Oficial, películas con la duración de un largometraje.Lapark1Práctica habitual en todos los certámenes, FILMADRID derriba el mito, justificado por una tradición histórica sin base alguna, y presenta una Sección Oficial en que conviven largos, medios y cortometrajes, confirmando que la calidad no es cuestión de duración ni de extensión sino únicamente de talento. Una excelente decisión y una magnífica idea que ha convertido su SO en un plato fortísimo, con una variedad de gustos, que no deja indiferente a ningún espectador.john-from3Y como reciente festival parece que su programación en podría obviar un tema tan inspirador como la juventud. John From, de João Nicolau, con su habitual ternura, su imaginación desbordante y su inmenso cariño a sus personajes, convierte su película en un remanoso de tranquilidad juguetona que no suele ser de rigor en las pantallas actuales.john-from2En el verano canicular en Lisboa, la joven Rita se aburre como una ostra en su casa, pese a transformar su terraza en micro-piscina, compartir sus horas muertas ensayando en un piano prestado, evitando a su novio y charlando con su buena amiga Sara. A partir de una sencilla premisa, el imaginativo cineasta portugués crea todo un nuevo universo de esta adolescente, transformado por la llegada de un nuevo vecino fotógrafo-viajero.john-from1Sensibilidad, una Robinson Crusoe moderna que muta en exploradora sin moverse de su salón, sonrisas y el poder de la imaginación (tan próxima al carácter transformador del séptimo arte) son bazas con la que cuenta esta sobria y sutil película, magnífica oportunidad de descubrir al talentoso cineasta, João Nicolau, que también visitará el festival en persona.Montanha2Mismo tema para otra producción portuguesa, Montanha, de João Salaviza, ópera prima y en esta ocasión en versión masculina. David, joven de 14 años, vive en Lisboa con su abuelo, que acaban de hospitalizar. Circunstancia que hará regresar a su madre que vive con su hermana pequeña en Londres y a un padre ausente. MontanhaNuevo paso a la edad adulta, más descriptivo que narrativo, con sus primeros deseos sexuales, sus errores de niños y sus nuevas responsabilidades de adulto. Curiosa coincidencia la de los cineastas de la lengua de Luís Vaz de Camões en utilizar la adolescencia como reflejo de toda una sociedad.Montanha3Y volviendo a FILMADRID no puedo evitar mencionar dos momentos que marcarán el certamen: lo último del mago del documental, Sergei Loznitsa, The Event (Sobytie), que promete mucha intensidad, y el maravilloso cortometraje, Le Park (de una directora, que hay que seguir muy de cerca, Randa Maroufi), que sorprenderá a muchos con unos travellings de vértigo emocional. Feliz festival a todos.

A %d blogueros les gusta esto: