El Balcón de las mujeres (Ismach Hatani) y Tikkun, Israel 2015 y 2016

La habilidad del director Emil Ben Shimon para abordar temas polémicos, con una enorme delicadeza y un extraordinario sentido del humor, no tiene precio. Y su última película, El balcón de las mujeres, ha cosechado lo que merecía: un mayoritario reconocimiento del público (una de las más taquilleras en Israel de los últimos diez años) y de la crítica (varias nominaciones a los premios de la academia israelí, los Ophir).A partir de la anécdota de una pequeña comunidad judía de Jerusalén, el cineasta habla de una de las preocupaciones más actuales de la sociedad actual: el fundamentalismo de una religión (da igual la que sea) y los efectos perversos que esta conducta genera, vía la limitación de libertades y el angustia y tensión que crea entre las personas.El famoso balcón de las mujeres, en los que ellas asisten a las ceremonias, se desploma en plena Bar Mitzvah de un joven adolescente. Resultado del accidente, la mujer del rabino acaba en el hospital, su marido se desconecta de la realidad y el conjunto de esta pequeña comunidad se queda sin su lugar de oración y de encuentro.Un ambicioso y ultra-ortodoxo rabino aprovecha la ocasión para incrustarse entre ellos, como un lobo con piel de cordero, y poco a poco intentar imponer una nueva interpretación de su religión, más estricta y, evidentemente, más reductora para la vida de las mujeres. Menos mal que todas estas estupendas mujeres (y excelentes actrices) no van a quedarse de brazos cruzados frente a esta sutil y manipuladora agresión.La película es una verdadera delicia de inteligencia, con grandes momentos de infinita ternura y un sublime retrato de una cultura tan lejana como apasionante. Al final es un film de lucha, de guerrilla contra los excesos de toda dictadura, con independencia de su origen, religioso, político, económico… Una película que renueva las ganas de continuar defendiendo la libertad frente a tanto lobo solitario y peligroso que, al final, sólo viven para separar para vencer y destruir la convivencia.Curiosa coincidencia en la cartelera israelí de este incremento de ultra-ortodoxia judía, síntoma de que la situación no va para mejor. Tikkun, de Avishai Sivan, aborda el mismo tema que El Balcón de las mujeres pero de una manera más pesimista.En un maravilloso blanco y negro que arrebató el premio a la mejor fotografía de la Seminci 2015, la historia del accidente casero que sufre Haim-Aaron (impresionante en el actor Aharon Traitel), académico ultra-ortodoxo que vive también en Jerusalén, y que permitirá liberarle (o en todo caso, perturbar su metódica vida de estudioso de los libros sagrados) de una manera inimaginable.En un concepto de mundo en el que cualquier placer está prohibido (de hecho, casi todo es pecado), una erección involuntario del protagonista en la ducha va a cambiar su mentalidad. Tikkun significa, entre otras cosas, la reparación del universo. Y ese será el caso del protagonista que, tras volver a la vida, comienza a descubrir que hay otra vida más allá de la Torá.Una fascinante película que posee la audacia de adentrarse, en su segunda mitad, en el género fantástico para intentar mostrar un universo que roza la sobrenatural, y que logró dos de los principales galardones del Festival de Locarno 2015, Premio Especial del Jurado y Mención especial.

Noces (Una Boda), Bélgica 2017, y Tormenta de Arena (Sufat Cholaka), Israel 2016

El primer estallido cinematográfico del año llega con estas dos tremendas, arrebatadoras y fascinantes películas, tan próximas en su argumento. Y ante las dos, la misma intención cuando aparecen los títulos finales de crédito, buscar la fecha más cercana posible para volver a verlas.La habilidad, sutileza y profundo conocimiento sobre el tema de Elite Zexer, en su ópera prima, Tormenta de arena, se explica por su gran capacidad de escucha, su empatía y mucho tiempo fotografiando, junto a su madre, a las mujeres beduinas del desierto de Néguev, en el corazón de la mítica ruta del incienso. Y allí sitúa la historia de este matrimonio forzado.El guión deslumbra en cada etapa que va recorriendo. Nada hace esperar que la complicidad de esta fabulosa hija con su padre, que la deja conducir por el desierto, se convierta en una inexplicable cerrazón ante la posibilidad de casarse con el hombre que quiere. La madre, en pleno guerra campal (estricta, a sabiendas de la pesada tradición, y antipática, en un primer momento) llega a renunciar a todo lo que ha construido por el bien de sus hijas… Un guión repleto de hallazgos y de sorpresas continuas, que es un placer desde su potente principio hasta el sorprendente final.Difícil hablar de Tormenta de Arena sin desvelar sus múltiples virtudes. Quizás, eso sí, resaltar que en esta película hay un sublime personaje, la hija más pequeña de la familia. Intrépida, poco dada a admitir la autoridad, materna o paternal, como un ratoncito que todo lo ve, es la esperanza de que el futuro de estas mujeres, ancladas en tradiciones que limitan su libertad, será totalmente distinto.Noces (Una Boda), de Stephan Streker, aunque se traslada de lugar, hasta la Bruselas actual con la que compartimos una cultura muy similar, aborda el mismo tema. A su protagonista principal, Lina El Arabi, le bastan los cincos primeros minutos para desvelar que una inmensa actriz ha nacido y que llegará muy lejos. Está, sencillamente, espectacular.La tradición de las familias de origen paquistaní es inmutable. Una pakistaní se casa con paquistaní, esté donde esté. Y como estamos en Europa pues se adaptan a los tiempos modernos. Las citas son por Skype y, además, no sólo hay un candidato sino que, incluso, hay tres… y la chica elige. Evidentemente, ella no está de acuerdo con esa situación que no entiende ni comparte ni quiere comprender.Pero la historia se aleja de los estereotipos habituales de estas familias. Aquí se trata de personas totalmente integradas, con amigos y amigas belgas, y que se aman profundamente. Es una familia unida, sobre todo, entre la protagonista y su hermano, también confidente y amigo.En un momento, la hermana mayor de la protagonista la visita para intentar convencerla de que acepte la situación. Ella le dice que es injusto y su hermana, mirándola a los ojos con un amor ilimitado, le responde: pues claro que es injusto. Pero, ¿qué puedes hacer? Somos mujeres. Hoy, 8 de marzo, cómo me gustaría que fuese la última vez que que escuchemos (y sobre todo, que nadie tenga que sufrir) estas humillaciones (tristemente, la historia se inspira de un hecho real). No sé por qué me viene a la mente una imagen de cierto autobús recorriendo calles de nuestro país. Frente a ello, sólo tengo una certeza: las niñas y los niños nacen con cerebro. Intentemos no perderlo por las carreteras.

Cine Indepen-danza: The Fits, Mr. Gaga y Polina, danser sa vie

En la semana en la que La ciudad de las Estrellas va a ser, sin lugar a dudas, protagonista de numerosos galardones de la academia americana, os invitamos a seguir moviendo las caderas, y lo que se tercie, con lo mejor del cine actual y la danza contemporánea, una mezcla explosiva, frenética y, sobre todo, muy movidita.No se puede empezar mejor. La Batsheva Dance Company es uno de los grupos más innovadores y creativos de la danza actual. Tras ese magnífico conjunto de bailarines se esconde una arrolladora y enigmática personalidad, Ohad Naharin. El director de la compañía de danza de Israel huye de las entrevistas, crea polémica con sus espectáculos y ha logrado que los admiradores de este arte, no se pierdan ni uno de sus espectáculos.Tomer Heymann, el cineasta del espectacular documental, Mr. Gaga, ha logrado convencerle para que le permita seguir durante siete años (que se dice pronto) y obtener casi 700 horas de imágenes sobre su potente personalidad, los entresijos de su trabajo, las bases de su método Gaga (creado mucho antes que la conocida cantante) y muchos de los secretos que acompañan su obra.El resultado está a la altura de lo esperado. Vibrante, apoteósico y arrollador. Un documental que guarda verdadera sorpresas y da a conocer las facetas más íntimas de la creación y sus límites. Momento inolvidable: la confesión de Ohad Naharin sobre su hermano gemelo (el desenlace de esta parte de su historia se descubre al final del documental y todavía hoy, casi un año después de verla, permanece en la memoria, como si acabase de salir de la sala).Pasamos de un dios de la danza a un genio del movimiento, Angelin Preljocaj. Cualquiera que haya disfrutado de una de sus creaciones tiene la sensación de haber vivido una experiencia al borde del éxtasis. Sensualidad mezclada con rudeza, armonía con desequilibrio, suavidad y rugosidad al mismo tiempo. Por eso no es de extrañar que se haya lanzado a esta historia, junto a la directora, Valérie Müller, de una joven rusa (en el cuerpo de Anastasia Shevtsova, una etérea y luminosa actriz), que logra integrar el mítico ballet del Bolchoï y que, cuando descubre la danza actual, abandona todo para seguir los cursos de una directora mítica francesa (Juliette Binoche).Una magnífica película que, evidentemente, cuando se lanza a bailar alcanza una sublime belleza visual. Un camino plagado de espinas en una historia muy bien contada. El inicio del film con el regreso de la joven a su casa, tras sus cursos, y sus movimientos sobre la nieve son de poner los pelos como escarpias.Y como guinda de este magnífico pastel danzarín, quizás, una de las películas más inquietantes y desestabilizadora que haya visto en muchos años. La conocida productora americana, directora de fotografía y realizadora de documentales, Anna Farrell, se lanza a su primera película bajo el nombre de Anna Rose Holmer. Exitazo de crítica, selección a Sundance, premio en Deauville y sorpresa del público ante una magnífica jovencita actriz, Royalty Hightower, que en su primer film lo tiene ya todo de estrella del futuro.Toni, desde sus once años, sigue los pasos de su hermano en su club de boxeo (en un film en que los padres están totalmente ausentes). Pero en el mismo gimnasio, unas niñas como ella, ensayan el drill, una variante del hip-hop que integra increíbles espasmos en sus movimientos.Toni se va acercando, intenta integrarse, comienza a imitarlas, al mismo tiempo, que algunas niñas empiezan a sufrir, sin motivo aparente, convulsiones que necesitan la intervención de los primeros auxilios (con los únicos blancos presentes en la película).El trabajo de cámara, la experiencia de los trabajos anteriores con el Ballet de la ciudad de New York de Anna Rose Holmer, y por encima de todo, su elaborado trabajo de sonido, que acompaña cada gesto de la protagonista crean el OCNI del año (Objeto Cinematográfico No Identificado) con The Fits. Esta cineasta tiene mucho que contar y, además, lo hace de una manera totalmente distinta de lo habitual. En poco más de 70 minutos hay más cine que en muchísimas películas del año. Bravo. Ahora, todos/as a bailar.

Mustang, Turquía 2015, y Villa Touma, Palestina 2014: Herederas de Bernarda Alba

Los ecos de las puertas cerradas a cal y canto, las miradas furtivas desde las ventanas, el control de la familia, la presión de los vecinos, la inquietud de verse perpetuamente vigilado son sensaciones que el poeta y dramaturgo, Federico García Lorca, legó a la humanidad en su angustiante obra de La Casa de Bernarda Alba (1936).VT0Por desgracia, casi un siglo después sus herederas son múltiples, su casa ha creado muchas prisiones y su ejemplo no sólo se ha borrado sino que ha encontrado numerosas adeptas, repartidas por los cuatro confines del mundo.VT1El paso de la escritura de guiones (tan brillantes como La novia siria o Los limoneros) a la dirección de Suha Arraf es tan impresionante como intenso. En la Villa Touma, su ópera prima, viven tres solteronas, aristócratas cristianas venidas a menos tras la guerra de los 6 días de 1967, donde se ha parado el tiempo. Aisladas de la realidad, las tres hermanas (excelentes Nisreen Faour, Ula Tabari y Cherien Dabis) evitan todo contacto exterior, saboreando lánguidamente un pasado que ya nunca volverá.VT2La llegada de su sobrina a la Villa desde el orfanato, trastorna toda su existencia y deciden encargarse de la necesidad vital para el futuro de esta joven: casarla de inmediato, como es debido y con el mejor partido (o sea, a la altura de su gloria pasada). Objetivo nada fácil en la ciudad palestina de Haifa del nuevo siglo.VT3Una situación que les confronta a la realidad en el tema que mejor trata Suha Arraf, el aislamiento y la pérdida de referencias. Una película inquietante, sutil, milimetradamente realizada e interpretada con una sensibilidad y elegancia fuera de sí. Tras tantas películas sobre el conflicto político y armada israelí-palestino, es una muy grata noticia que, por fin, se hable de sentimientos, con tanta certeza y ternura, como lo hace Suha Arraf.MU1Otro poderoso retrato de la condición actual de la mujer en el mundo ha sido una de las mejores sorpresas, que el festival de Cannes nos ha dado en su última edición: Mustang. Otra ópera prima de Deniz Gamze Ergüven, ayudada en su guión por  Alice Winocour, si cabe, aún más impresionante.MU3Cinco hermanas huérfanas tras el último día de colegio, antes de las vacaciones, deciden irse a celebrarlo con sus compañeros a la playa del Mar Negro, que baña su pequeño pueblo turco. Nada de obscenidad ni indecencia sino juegos, casi infantiles, a plena luz del día y ni siquiera en traje de baño. Pero la alarma social estalla y una vecina comenta a su abuela, que se encarga de su educación junto a su tío, que las ha visto sobre los hombros de los chicos. La reacción no tarda en llegar. Hay que casar a las niñas antes de que ocurra una desgracia…MU2Luminosa película de la Turquía actual que deja boquiabierto al púbico. Unas actrices inmensas, pese a su juventud, una fotografía radiante y una historia de las de quitar el sueño. La empresa de casar a las jóvenes no resultará tan sencilla en 2015, todo ello narrado a partir de la visión de la más pequeña. Los deseos de libertad de sus protagonistas  se enfrentan a la rigidez mental de las generaciones anteriores (¿sólo las anteriores?) como pueden y como sus diferentes personalidades se lo permiten.MU4Una de las películas más conmovedoras, divertidas, inteligentes y sensibles de Cannes, premiada en su Quincena de Realizadores y el placer de descubrir una nueva directora que conoce muy bien el tema por haberlo sufrido y observado en su infancia. La sombra de Bernarda Alba es alargada y lo único, que parece haber cambiado, es que ahora los muros son aún más altos.

Mis queridas profesoras: la de historia (Les héritiers, Francia 2014) y la de parvulario (Haganenet, Israel 2014)

Parece que este año vamos a volver todos a la escuela. Centro de sociabilización, teatro de nuestras primeras emociones verdaderamente individuales, alejado del núcleo protector de la familia, y fuente de unos valores que, por general, chocan con la realidad que reina fuera de las puertas del establecimiento. El cine nunca ha desaprovechado el inmenso poder de seducción que tiene el colegio: isla de todos los posibles.PV1La primera película se basa en una experiencia real. Enfrentada a una clase difícil, como casi todos los años, la profesora de historia decide convencer a sus alumnos (agitados, conflictivos, lejos de ser unos lumbreras…) de participar en un concurso nacional sobre el tema de ser un adolescente en los campos de concentración nazis.PH1La primera reacción de los alumnos es poner el grito en el cielo, dado que si ya tienen problemas con los cursos habituales, no digamos si se añade un nuevo trabajo. Pero el hecho de depositar tal confianza en una clase que nunca había despertado el mínimo interés, logra que los alumnos se lanzar en esta aventura que no saben cómo puede finalizar.PH2La directora y guionista, Marie-Castille Mention-Schaar, ha sabido equilibrar la intensidad del tema con un recorrido personal del alumnado, digna de mención. Gracias al buen hacer de su actriz principal, Ariane Ascaride, la película interesa, emociona y se ha convertido en una verdadera sorpresa de la cartelera francesa con su medio millón de espectadores, encantados con una realización serena e inspirada.PH3Y de estos adolescentes difíciles pasamos a un niño de cinco años, extremadamente dotado para la poesía. En la segunda película, La profesora de parvulario, otra brillantísima actriz,  Sarit Larry, aporta a su personaje el toque de inquietud necesario para que, según vaya avanzando la historia, se te empiecen a poner los pelos como escarpias. PV2Lo que ya se adivinaba en su primera película, Hashoter (Policeman), se ha confirmado en este segundo largometraje, merecidísimamente premiado en el festival de Sevilla. Nadav Lapid es el cineasta israelí más brillante de su generación y con un universo centrado en protagonistas femeninas que luchan contra el orden establecido y se sitúan, cada una a su manera, al margen de las convenciones imperantes a su alrededor.PV4Esta profesora intenta salvaguardar a este jovencísimo poeta de una sociedad que lo ignora, lo menosprecia y no le entiende. Pero el problema reside en que los medios que la institutriz decide emplear para protegerle puede que no sean los correctos.PV3Esta película rozó la lista de las mejores del año pasado. Nadav Lapid salpica sus historias de un trasfondo político muy crítico, que no es habitual, y tiene una maestría en el suspense psicológico de sus historias que recuerda a Hitchcock. Un cineasta que nadie debería perderse y, sobre todo, descubrirlo antes de que empiece a imponerse en el palmarés de los festivales internacionales. Un talento arrebatador.

A %d blogueros les gusta esto: