Gabriel e a montanha, Brasil 2017

El cineasta Fellipe Barbosa no decepciona. Si su ópera prima, Casa Grande, era intensa, potente y arriesgada, su segundo largometraje, Gabriel y la montaña, presente en la Sección Oficial de la Seminci, la supera en intensidad confirma su buen saber cinematográfico e, incluso, la supera en intensidad (ya logró dos premios en la Semana Internacional de la Crítica del último festival de Cannes).Desde lo más íntimo y conocido, el protagonista del film era amigo suyo, el cineasta brasileño, a partir de la cámara de fotos y los escritos de su compañero de clase, crea una historia que nos plantea el rol del viajero actual, el papel del turismo y la huida perpetua de los occidentales en tierras tan ajenas a su cultura, como la africana.Gabriel Buchmann se encuentra en un momento clave de su vida. Dubitativo ante la elección de su futuro profesional, decide partir un año sabático y recorrer el continente africano, viviendo como los “locales”: desde su comida tradicional, alejado de los grandes hoteles destinados a los turistas, hospedándose con los lugareños o adoptando su vestimentaria folclórica.Un ser lleno de contradicciones: empático sin límites, pero también orgulloso de su condición de pertenencia al mundo más desarrollado, convencido de que él también puede vivir en África como cualquiera que haya nacido en ese continente, y desdeñosos ante las recomendaciones básicas de seguridad que cree “destinadas a los otros…a los turistas”.Un retrato fascinante que, a partir de un simpático, amable y encantador personaje, no deja de también de interrogar al público sobre la pretendida superior del mundo civilizado y nuestras actitudes hacia los denominados, de forma políticamente correcta para no herir susceptibilidades,  países en vías de desarrollo. Lo brillante de Fellipe Barbosa es no caer en una hagiografía pese a tratarse de un amigo suyo.Aparte de un rodaje digno de una pesadilla de Klaus Kinski, como por ejemplo, las 18 horas a pie para escalar el inmenso Uhuru, el pico más alto del Kilimanjaro, a 5.800 metros de altitud  (en el que los guías recomiendan no pasar más de diez minutos), Fellipe Barbosa ha tenido la brillante idea de mezclar a los, pocos, actores profesionales (como el excelente protagonista João Pedro Zappa), con los verdaderos personajes que Gabriel se cruzó en su odisea africana. El resultado, una mezcla entre ficción y realidad, que fascina. ¿Cómo se portará el jurado de la Seminci con esta película? El suspense acabará en sólo unos días.

Las 10 Mejores Películas de 2016 Latino/En Español

Reconozcamos que la excelentísima cosecha de 2015 no se ha repetido este año pero, sin lugar a dudas, las cinematografías latinas siguen siendo de lo más poderoso y sorprendente del cine actual. Y las mejores del año son…ES4Mención Especial Esa Sensación, a la parte de Pablo Hernando es mítica, dulcemente surrealista y el mejor remedio al aburrimiento. Queremos más y lo más rápidamente posible.

10 Mimosas, de Oliver Laxe, para dejarse llevar por una espiritualidad contaminada por la avaricia en una historia temporalmente entrelazada.

9 Jesús, de Fernando Guzzoni, sin miedo al riesgo, lo que podría ser un excelente díptico sobre la culpabilidad y la redención junto con su ópera prima, Carne de perro.nunca-vas-a-estar-solo-78 Nunca vas a estar sólo, dirigido por Alex Anwandter. Su segunda parte ha sido uno de esos momentos del mejor cine de 2016 que no quieres olvidar.

7 Qué Dios nos perdone, de Rodrigo Sorogoyen, o lo del mejor del thriller, reactualizado y corrosivo.

6 Un monstruo de mil cabezas, de Rodrigo Plá, el Balzac cinematográfico de la actualidad.rara5 Rara, de Pepa San Martín, cuando la magia de la sensibilidad de una exquisita directora se une a una intensa y apasionante historia.los-objetos-amorosos24 Los Objetos Amorosos, de Adrián Silvestre. Impresionante ópera prima y uno de los flechazos del año. Tan fuerte como sensible.BN103 Boi Neón, de Gabriel Mascaro, la sensualidad de las imágenes traspasa la pantalla y los códigos de género explotan, se reinventan y se difuminan. Muy Potente.ner2 Neruda, de Pablo Larraín (uno de los habituales de las listas de fin de año) y cuarta película de cine chileno, en su año más glorioso. Larraín no tiene límites.

1 Doña Clara (Aquarius), de Kleber Mendonça Filho, que hace de su Banda de Recife, el grupo cinematográfico que habrá que vigilar muy de cerca.aq3Como siempre las listas son injustas y limitadas por eso esperamos tus comentarios sobre lo que hemos olvido. Y el día 30, como de costumbre, las mejores del año, en este caso, en lengua extranjera, y LA película del año. Buenas Navidades a todos/as.

 

Cine de Brasil y La Banda De Recife: Animal político, Aquarius (Doña Clara), Cinema Novo y Madre sólo hay una (Me só há uma)

Segundo año consecutivo en que el cine brasileño se impone con fuerza, carácter y creatividad. Un protagonista sobresaliente, Kleber Mendonça Filho, que ya nos había conquistado con su anterior film, Sonidos de barrio, ha conseguido crear en algunos años un movimiento, en torno a su ciudad natal, Recife (de ahí la idea de lanzar esa denominación, La Banda De Recife, que suena tan cinematográfica y prometedora).aq3Desde esta ciudad están surgiendo propuestas arriesgadas e interesantes que se salen de lo habitual, como el primer film de Tião, Animal político. Historia de la crisis existencial de una vaca que pese a tenerlo todo, siente una profunda y nostálgica tristeza cada día. Sí, no se trata de una errata, la única protagonista de la historia, donde caben referencias a Kubrick y Buñuel, es una vaca depresiva.ap1Por su parte, Kleber Mendonça Filho parece haber previsto la actualidad política de su país con mucha antelación para que se adaptase a la perfección a Doña Clara (Aquarius). En el momento de su estreno en Cannes se estaba preparando la destitución de su presidenta Dilma Rousseff por el Senado brasileño. La clara posición de todo el equipo del film ha tenido consecuencias posteriores, como no su inexplicable exclusión a los Oscars como mejor película en habla extranjera. Y es que su historia, una mujer acosada para que abandone y venda su casa de toda la vida, no podía ser más cercana a la realidad de Dilma Rousseff. aq2Kleber Mendonça Filho es el único director en el mundo que sabe hacer hablar y expresarse, como si fuesen humanos, a edificios, lugares, calles… El director consigue que transmitan sus angustias, sus dolores y hasta su pasión. Aquarius (que en su versión original da título al film) es la casa de apartamentos de la burguesa Avenida Boa Viagem en la que la protagonista ha hecho toda tu vida. Única propietaria que se resiste a la venta, sutilmente agresiva, de una promotora sin escrúpulo alguno.aq1La mítica Sonia Braga brilla sin límites en el mejor papel de su carrera artística. Su templanza ante el acoso, su brillante estabilidad ante las veladas amenazas, su serenidad y sensualidad a sus 65 años es contagiosa y envidiable. Una actriz que, sin necesidad alguna de probar nada a estas alturas, se ha lanzado de cabeza a escenas que una joven le darían dolores de cabeza antes de decidirse a rodarlas.aq4El cine de Kleber Mendonça Filho es comprometido, crítico con una sociedad con múltiples contradicciones, elegante en su puesta en escena, ingeniosamente narrativo y sin miedo a mostrar el erotismo de una sociedad hedonista. Doña Clara es uno de los momentos de cine de 2016 que no se olvidan (y su última escena un puñetazo directo que aún duele).mad1Tras el arrollador éxito de Una Segunda Madre, la fantástica Anna Muylaert vuelve a sorprender con otra fuerte historia, el descubrimiento por parte de un adolescente de que su supuesta madre le había sustraído a su familia biológica cuando era un niño.mad4Basada en un hecho real que conmocionó a los brasileños, una mujer que robó, no uno, sino tres bebés de la maternidad de un hospital y tuvo que devolverlos a sus familias de origen años después, la directora se sitúa del lado del adolescente que, en plena construcción de su identidad, debe revisar todos los cimientos de su vida.mad3Tanto el protagonista, Naomi Nero, que comienza siendo Pierre y se tiene que transformar en Felipe, como Dani Nefussi, que interpreta a las dos madres, están sobresalientes en su actuación. Dani Nefussi pasa de un rol a otro, con una imaginación e inspiración, que parecen dos actrices distintas. Un momento hipnótico para una película que trata de la identidad más profunda de sus personajes.mad2Como se puede ver, sólo con estas tres películas, se puede admirar el panorama tan fascinante que promete el cine brasileño actual. Pero como todo, nada surge del vacío, y detrás de estas producciones actuales se encuentra el poso de un cine que en los años 60 vivió uno de sus momentos gloriosos.cn1Gracias a Cinema Novo, de Eryk Rocha, premio Ojo de Oro SCAM de la última edición de Cannes, podemos pasearnos por este mítico movimiento cinematográfico, gracias a este ensayo de cine (muchísimo más que un documental).cn3Eryk Rocha, a través de secuencias de ese periodo, realiza un montaje que añade un novedoso sentido al cinema novo. Toda la primera parte, con esa sucesión de gente corriendo, con prisa por alcanzar un destino diferente, una forma de pensar distinta, gracias a su particular manera de mirar y rodar, es como una nueva película que explica mucho mejor, que los habituales análisis, la esencia y original del Cinema Novo. Y con el placer de escuchar a los propios protagonistas: Nelson Pereira dos Santos, Glauber Rocha, Leon Hirszman, Joaquim Pedro de Andrade, Ruy Guerra, Walter Lima Jr., Paulo César Saracenicn2Todo un excelente programa, casi un mini festival de cine brasileño, al alcance de la mano en las próximas semanas que nadie debería perderse para disfrutar de una de las cinematografías más apasionantes (y apasionadas) de la actualidad.

Boi Neon, Brasil 2016

Si Ventos de Agosto del brillante cineasta brasileño, Gabriel Mascaro, ya poseía una sutil carga erótica; en su última película, Boy Neon, el director logra el film más sensual, sugerente y pícaramente ingenuo de la temporada. No se puede ser más audaz no mostrando nada y tan púdico enseñándolo todo. Una verdadera sorpresa hipnótica.BN1Gabriel Mascaro se centra sobre la textura, la sensualidad y el erotismo del cuerpo, tanto animal como humano. Entre la narración de la historia de los personajes se entremezclan escenas, casi performances, sobre la carga de energía sexual (metafórica en los bailes pero real en la escena de la venta de los sementales) que establece una comunicación entre los cuerpos: la animalidad de nuestra humanidad y la casi humana bestialidad.BN3Brillante la elección de personajes y sus andanzas: como el magnético Juliano Cazarré (impresionante prestación sin límites físicos ni psicológicos, y nombre a tener muy presente) en los que el actor crea un singular protagonista: de día, un vaquero de rodeos brasileños (las vaquejadas) en las que se encarga de limpiar los rabos de los toros y echarles talco, para que los participantes del rodeo logren derribarlo sobre la arena. Y de noche, en su tienda de campaña se dedica a lo que más le gusta, crear y coser vestidos.BN9Más que brillante porque Gabriel Mascaro que inicia la película con un estudio del cuerpo, continúa con el del género, la feminidad y la masculinidad y la de los roles históricos de mujer y de hombre. El costurero no puede ser más viril, la protagonista femenina es la que conduce el camión de las ferias y rodeos, otro de los vaqueros se pasa el día cuidan su larga cabellera. Todo bajo una continua, magistral y permanente tensión sexual.BN8Boy Neon es un lanzallamas de deseo. Sugiere mucho al principio, hacer dudar al espectador, plantearse muchas dudas sobre la sexualidad de sus protagonistas, y sobre todo, crea un suspense erótico que aumenta según avanza el metraje. Y que acaba en …que difícil es no poder describir una de las escenas más románticas y realistas del año.BN10De la prometedora Ventos de Agosto a la excepcional Boy Neon, Gabriel Mascaro convierte la esperanza de un cine osadamente inteligente en materia corporal en una realidad, que no dejará a nadie indiferente, con esta película que se pasea por los territorios del Cinema Novo de los 60 y 70. BN6El paisaje, evidentemente, ha cambiado y ha perdido parte de su virginidad. Sin embargo, los cuerpos han mejorado y no dudan en exponer su lado más salvaje. Película imprescindible del año.

Una segunda madre, Brasil 2015

 Hay decisiones que pueden tardar en tomarse meses, e incluso, años. Se puede reconocer una situación injusta pero es mucho más complicado llegar a asimilarla en su plenitud. Pero cuando una de las partes establece bandos bien definidos, los presentes se ven obligados a posicionarse. Un gesto anodino para unos (de una mezquindad rastrera) se convierte en una chispa liberadora.SM0Val, una señora asistenta interna interpretada por la impagable Regina Casé, llega décadas cuidando de una familia adinerada de São Paulo, como si fuera la suya propia. Día tras día ha colmado con su presencia el amor hacia esos hijos ajenos, sin olvidar en su corazón su propia hija, que tuvo que abandonar en el pasado. Situación habitual en este país del futuro, como lo definía Stefan Zweig en 1941, en que muchas mujeres se ocupan de la prole y las casas de adinerados y pudientes, y se ven obligadas a alejarse de las suyas.     SM1Anna Muylaert, elegante y meticulosa directora, ha conseguido con Una segunda madre, un ferviente y poderoso retrato de Brasil y la actual lucha de clases, que rozando un pasado colonial se adentra en otras formas de análisis de un tema candente y que sigue inflamando posiciones entre su población. Un tema querido por los nuevos directores, como la reciente Casa Grande, y que está creando excelentes frutos cinematográficos.SM2Val no puede dosificar su amor por la familia, su entrega es total y sincera, su presencia imprescindible y su abnegación y lealtad inquebrantable. Una mañana recibe la tan esperada llamada de su hija que tiene que presentarse a las pruebas de acceso a la universidad y que estará las próximas semanas en São Paulo. Val no puede creer el regalo del cielo que le acaba de caer, y le pregunta a la señora si puede acoger a su hija durante unos días en su habitación. Evidentemente, la señora no puede mostrarse magnánima: por supuesto, Val, está se tu casa, lo que haga falta, tu hija siempre será bienvenida.SM3Pero la joven Jessica no posee el mismo carácter de su madre. Dos mujeres y dos concepciones de su situación social se van a enfrentar: la de la nueva generación y la de la anterior, que como acertadamente le reprocha su hija, acepta ser tratada como un ciudadano de segunda clase. La guerra va a empezar, por pequeños toques, gestos desplazados, desaires sutiles pero jamás en enfrentamiento directo (al fin y al cabo, el servicio no tiene el suficiente nivel para discutir con él).SM4Jugosa película, unas de las imprescindibles del verano, que ha logrado lo inhabitual, conciliar críticos, premio del jurado de Sundance, y espectadores, premio del público en Berlín. Prometedora carrera que, casi seguro, no se quedará ahí porque no sería de extrañar una nominación a los Oscar a la mejor película en habla extranjera. De una espontaneidad, tan brillante como reflexionada, con un poderoso final que invita a tomar las buenas decisiones lo más rápidamente posible. Nunca es tarde ni para acertar.

A %d blogueros les gusta esto: