Noces (Una Boda), Bélgica 2017, y Tormenta de Arena (Sufat Cholaka), Israel 2016

El primer estallido cinematográfico del año llega con estas dos tremendas, arrebatadoras y fascinantes películas, tan próximas en su argumento. Y ante las dos, la misma intención cuando aparecen los títulos finales de crédito, buscar la fecha más cercana posible para volver a verlas.La habilidad, sutileza y profundo conocimiento sobre el tema de Elite Zexer, en su ópera prima, Tormenta de arena, se explica por su gran capacidad de escucha, su empatía y mucho tiempo fotografiando, junto a su madre, a las mujeres beduinas del desierto de Néguev, en el corazón de la mítica ruta del incienso. Y allí sitúa la historia de este matrimonio forzado.El guión deslumbra en cada etapa que va recorriendo. Nada hace esperar que la complicidad de esta fabulosa hija con su padre, que la deja conducir por el desierto, se convierta en una inexplicable cerrazón ante la posibilidad de casarse con el hombre que quiere. La madre, en pleno guerra campal (estricta, a sabiendas de la pesada tradición, y antipática, en un primer momento) llega a renunciar a todo lo que ha construido por el bien de sus hijas… Un guión repleto de hallazgos y de sorpresas continuas, que es un placer desde su potente principio hasta el sorprendente final.Difícil hablar de Tormenta de Arena sin desvelar sus múltiples virtudes. Quizás, eso sí, resaltar que en esta película hay un sublime personaje, la hija más pequeña de la familia. Intrépida, poco dada a admitir la autoridad, materna o paternal, como un ratoncito que todo lo ve, es la esperanza de que el futuro de estas mujeres, ancladas en tradiciones que limitan su libertad, será totalmente distinto.Noces (Una Boda), de Stephan Streker, aunque se traslada de lugar, hasta la Bruselas actual con la que compartimos una cultura muy similar, aborda el mismo tema. A su protagonista principal, Lina El Arabi, le bastan los cincos primeros minutos para desvelar que una inmensa actriz ha nacido y que llegará muy lejos. Está, sencillamente, espectacular.La tradición de las familias de origen paquistaní es inmutable. Una pakistaní se casa con paquistaní, esté donde esté. Y como estamos en Europa pues se adaptan a los tiempos modernos. Las citas son por Skype y, además, no sólo hay un candidato sino que, incluso, hay tres… y la chica elige. Evidentemente, ella no está de acuerdo con esa situación que no entiende ni comparte ni quiere comprender.Pero la historia se aleja de los estereotipos habituales de estas familias. Aquí se trata de personas totalmente integradas, con amigos y amigas belgas, y que se aman profundamente. Es una familia unida, sobre todo, entre la protagonista y su hermano, también confidente y amigo.En un momento, la hermana mayor de la protagonista la visita para intentar convencerla de que acepte la situación. Ella le dice que es injusto y su hermana, mirándola a los ojos con un amor ilimitado, le responde: pues claro que es injusto. Pero, ¿qué puedes hacer? Somos mujeres. Hoy, 8 de marzo, cómo me gustaría que fuese la última vez que que escuchemos (y sobre todo, que nadie tenga que sufrir) estas humillaciones (tristemente, la historia se inspira de un hecho real). No sé por qué me viene a la mente una imagen de cierto autobús recorriendo calles de nuestro país. Frente a ello, sólo tengo una certeza: las niñas y los niños nacen con cerebro. Intentemos no perderlo por las carreteras.

Segunda oleada de cine indie del verano

Pasaron los años en que el frescor de las nuevas ideas y formas del cine indie nos dejaba sedientos en pleno verano. Tras las 30 películas que ya habíamos recomendado a mediados de junio (ya nos dirás cuáles han sido tus preferidas), en las últimas semanas se han ido añadiendo aún más, para deleite del espectador veraniego. Eso es un sin parar cinéfilo estival.MemEste mes, y aún en cartelera, se estrenaba la sugestiva La memoria del agua, del chileno Matías Bize. Retrospectivo relato de una insuperable desaparición que cuenta con dos bazas importantes, la impresionante prestación de Elena Anaya y Benjamín Vicuña (sin olvidar la potente presencia de Antonia Zegers, una actriz que me tiene completamente hipnotizado en cada una de sus apariciones, Neruda, El Club, No, Post Mortem…) y una brillante narración que va desvelando con sutileza las diferentes formas de afrontar (o no) lo inimaginable.BiaSin duda alguna, la semana pasada fue la de más Karma del verano. Otra distribuidora valiente y con un gusto exquisito que extiende sus gustos de lo más divino a lo terrenal. Un buen ejemplo fue esa calurosa semana con dos propuestas radicalmente diferentes. Biagio, de Pasquale Scimeca, sobre el actual San Francisco de Asís italiano que renuncia a los destellos de la sociedad de hoy para buscar los verdaderos valores humanos en la naturaleza y la sencillez. Tan conmovedora como sorprendente entre la oferta cinematográfica de la cartelera actual.BlaY por otra lado, la potente e imprescindible producción belga, Black, de dos directores que no tienen ni 30 años y ya firman su segunda película, Adil El Arbi y Bilall Fallah, en uno de los estrenos más importantes del verano que no deberías dejar pasar. Una adaptación de la novela de Dirk Bracke, con actores no profesionales, un ritmo infernal, una pareja de protagonistas que devoran la pantalla en esta nueva versión de Romeo y Julieta. Y por si fuera poco, creando tan sensación en el Festival de Toronto pasado que les llovieron las ofertas a sus directores. Si quieres conocer a los realizadores de los que se hablará mañana, vete hoy mismo a ver esta película.Via2Y no se vayan todavía… Hoy se estrena Viaje, de la costarricense Paz Fábrega, que también podríamos ver como otra versión de la mítica pareja de Verona, en la que la dificultad no viene de sus familias sino de la época actual con sus relaciones esporádicas, miedo al compromiso, dificultad de elegir, querer todo y nada y vivir las relaciones amorosas, como el desfile de la páginas del catálogo de temporada de Ikea, en una sociedad cada vez más liquida.  Via4Una impresionante fotografía en blanco y negro, dos intérpretes soberbios, Kattia González y Fernando Bolaños, en un recorrido por la pasión en tierras del Rincón de la Vieja. Mucha atención al sutil talento de esta cineasta y su sanísimo sentido del humor, Paz Fábrega (como esas nuevas flores que sustituyen a las antiguas margaritas que ya no se deshojan y ningún pétalo se quiere ir). ¿Tenemos a una nueva Miranda July latinoamericana?10Y un recordatorio, hoy también se estrena 10 años y divorciada, de Khadija Al-Salami, una película de Yemen que te hiela la sangre, te agita en la butaca y convertir una realidad en un pesadilla inconcebible. Imprescindible. (Premio del Público del Festival de Derechos Humanos de San Sebastián, en espera impaciente del otro gran certamen cinematográfico de la ciudad).

D’Ardennen (Las Ardenas), Bélgica 2015

Primer estallido visual del año, la ópera prima de Robin Pront se puede convertir en una película de culto por su exquisita puesta en escena, su maestría en la dosificación del suspense y su inquietante universo, impresionantemente interpretado por su trío protagonista: Jeroen Perceval, Kevin Janssens y Veerle Baetens (la etérea actriz de The Broken Circle Breakdown). En resumen, LA película de 2016 que hay que ver, sí o sí.Ard7Los novísimos belgas están tirando la casa por la ventana con sus arriesgadas películas. El toque perfecto de inestabilidad psíquica de los personajes, un mundo donde conviven dos modelos de comportamiento radicalmente antagónicos (de hecho, ese era el tema principal de los cortometrajes de este arrebatador cineasta, 19:00 e Injury Time) y ese magistral toque de humor, medio surrealista “tan belga”, que no duda en incluir un chihuahua en manos de un medio del chico malo de la peli o unas violentas avestruces, en el momento más adecuado de la narración.Ard3Una historia que debía ser interpretada por el hoy, conocido a nivel mundial, Matthias Schoenaerts, y que en realidad, es la adaptación de una obra de teatro escrita por el actor principal, Jeroen Perceval: dos hermanos y una chica, una condena de cuatro años para uno, con el consiguiente y difícil regreso a casa, y la sorpresa de que todo ha cambiado.Ard4La película comienza por una escena de una fuerza visual excepcional y el cineasta continúa salpicando su primera película con espectaculares planos y encuadres imaginativos durante todo su metraje.Ard2Con un buen planteamiento de la situación, en donde conocemos a los personajes, un nudo más que apretado y un explosivo, contundente, voraz y sangriento tercer acto, de los que no se olvidan.Ard6Si la crítica internacional ha asimilado a Robin Pront con los nuevos del cine negro, Jeremy Saulnier (Blue Ruin) o su compatriota Michaël R. Roskam (Bullhead), personalmente creo que, por la adoración que su director confiesa, la estética y opciones de montaje, también se podría acercar al mejor cine asiático, en especial el coreano, de las últimas décadas, con una particular huella personal. Robin Pront será un nombre que volverá a sonar y, además, con fuerza. Ard5Menos mal que, por fin, llega la última edición del D’A Festival Internacional de Cinema D’Autor de Barcelona, a partir de este mismo 21 de abril. Un certamen que tiene todo nuestro cariño desde su inicio, allá por el 2011, y que hoy se ha convertido en una de las referencias imprescindibles del cine de autor. Ard1Como siempre, el buen gusto del D’A no ha podía dejar de incluir estas Ardenas (región francófona del sur de Bélgica) tan frías y ardientes, al mismo tiempo, para que nos achicharremos a gusto. Enhorabuena a todo el equipo D’A por la excelente programación de la cosecha 2016 y feliz festival a todos/as.

Bélgica, 2016

Felix Van Groeningen, el director de The Broken Circle Breakdown, nos ha hecho esperar para presentarnos su quinta película, Bélgica. Tantas ganas de hacerla, el éxito arrollador de su última película, su proyecto más personal, sensación que se intuye desde la primera escena, y un exceso de horas de película rodada (130) han conseguido que la postproducción se alargue más de lo deseado para reducirlas a un poco más de dos horas. Bel1Al final da igual porque la espera ha merecido la pena.Bélgica es el nombre de un bar, en la ciudad de Gante, que un par de hermanos decide lanzar como un espacio de libertad, donde todo el mundo pueda entrar con sus diferencias y propia personalidad. Dadas los últimos sucesos es curioso como la película se puede leer desde un punto de vista totalmente diferente.Bel2Dos protagonistas con ideales pero totalmente distintos: Stef Aerts, el actor que interpreta al idealista que desea convertir ese cuchitril en una referencia de la mejor música del país, y Tom Vermeir, con su lado más oscuro, destructivo, soñador y friki, forman una de las parejas de hermanos más impactantes del cine.Bel8Un inexplicable éxito desborda todo lo esperado y transforma a unos personajes que cambian radicalmente según avanza la aventura del pub Bélgica. Un sutil, inteligente y clarividente retrato de cómo los ideales de toda una generación de los 90 mutan en otra radical y diferente realidad con los años. Del ideal de los 90 al consumo radical de los 2010.Bel5Esta historia está basada en un mítico bar, llamado Le Charlatan, que el padre del director inauguró en su época y en el que, evidentemente, su hijo paso horas, días y muchas noches. La película suda tan realismo que, por momentos, podría ser un documental.Bel4Por último, lo más cuidado y exquisito, sin lugar a dudas, es la sublime banda sonora (del año) que han concebido otros dos hermanos. Stephen y David Dewale, que se esconden detrás del grupo Soulwax o 2Many Dj’s, y que para aportar toda la variedad de la escena musical que necesitaba la película, han llegado al extremo de crear grupos de música especialmente para que actuasen en el film. Banda sonora que te compras según sales del cine.

El Nuevo Nuevo Testamento (Le Tout Nouveau Testament), Bélgica 2014

Hace falta ser muy belga, con su peculiar sentido del humor, para imaginar que Dios vive en Bruselas. Además que es un tiránico padre con su hija de diez años, un impresentable y violento esposo, mala persona en general y un verdadero cateto, en particular.NT1No puedo evitar imaginarme al cineasta, Jaco Van Dormael, con su amigo Thomas Gunzig, tomando una cerveza (evidentemente), e imaginando las posibilidades que permitía esta genial y sorprendente idea en la gran pantalla. NT4Animados por el sorprendente argumento se lanzaron a la escritura del guión y lo terminaron a cuatro manos en sólo seis meses. Menos mal, porque el director tardó cinco años en poner la palabra, fin, a su anterior película, Mister Nobody.NT5El resultado no deja indiferente a nadie. La hija de este Dios tan improbable decide fugarse de casa, no sin antes enviar por texto, a todos los pobres cobayas humanos que su padre utilizaba como un maquiavélico juego, la fecha del fallecimiento de cada uno de los seres humanos. La reacción en la tierra es inmediata e imprevisible.NT2La verdad es que reconozco que hacía tiempo no me reía tanto en la sala, ante tanta mala leche (los comportamientos divinos), ironía (el acceso al mundo terrestre desde un electrodoméstico), esperpento (la búsqueda de esos nuevos seis apóstoles que escribirán este reluciente y nuevo testamento actual (Catherine Deneuve apoteósica con su amante, talla King Kong).NT3Y, por si fuera poco, el descubrimiento de una jovencísima y resplandeciente actriz, Pili Groyne, absolutamente fantástica en el papel de la hermana de Jesús que vuelve a la tierra, tras la sangrienta aventura terrestre de su hermano.NT6Otra de las joyas, que hizo destornillarse a los festivaleros de la última edición de Cannes, y que podrá disfrutarse en Sitges, días antes de su estreno en, esperamos, muchísimas salas de cine.

A %d blogueros les gusta esto: