Los gigantes (Les géants), Bélgica 2011


¡Lo que cambian los cuentos con el tiempo! La persecución de los tres cerditos por el lobo feroz hoy resulta tan terrible como un episodio de La casa de la pradera. Pero todo es cuestión de perspectiva y Bouli Lanners, excelente actor en Mammuth y mejor director en Eldorado, se ha empeñado en actualizar uno de los cuentos que más miedo nos daba cuando éramos pequeñitos.

Su segunda película, rodada en Cinemascope como en los viejos tiempos (la primera rodada en este formato fue La túnica sagrada en 1953), permite disfrutar de unas imágenes sublimes de un paisaje alucinante y protagonista de este film, con un río que cautiva y, al mismo tiempo, estremece.

Dos hermanos, 14 y 13 añitos, pasan sus vacaciones en la casa de sus abuelos, su madre les deja el dinero suficiente y desaparece sin más, conformándose con alguna que otra llamada por teléfono. Acompañados de un vecino vivirán la mayor aventura de su vida: un verano en libertad y lleno de peligros.

Sobre todo, por el ambiente de este lugar indeterminado, en medio de la nada de los bosques belgas, habitado por una serie de personajes muy cercanos a los inquietantes protagonistas de Defensa -Deliverance, 1972- (una de las películas más impresionantes de la historia del cine). Aquí no hay nadie que toque el banjo pero, por lo menos, podrán contar con la ayuda de una mujer que aparece de la nada como en La noche del cazador.

Aquí no hay una casa de paja sino algo peor y mucho más divertido. Como los tiempos también han cambiado mucho, estos casi adolescentes, entre sus conversaciones hilarantes sobre el sexo, que se ve que conocen tanto como la geografía del sur de Laponia, y algún que otro porro, deciden alquilar la casa de sus abuelos al traficante de droga local y sus problemas comienzan a agravarse seriamente.

Una odisea maravillosa, una entrada en la edad adulta por la puerta grande, un sentido del ritmo y de la poesía visual en cada milímetro de película y la tremenda humanidad de estos tres excelentes jovencísimos actores (Paul Bartel, Zacharie Chasseriaud y Martin Nissen) consiguen que este cuento actualizado se grabe en la retina de los espectadores y que todos queramos saber más de estos jóvenes cuando finaliza la película. Dos premios en la edición de Cannes de este año me parecen poco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: