Restless, EE.UU. 2011


Gus Van Sant vuelve a su tema predilecto, la adolescencia como momento en que se prefigura el enfoque frente a la vida en el incierto paso a la madurez. Lo que más sorprendente en el último trabajo del director es que abandona el malestar de unos jóvenes perdidos ante la vida (Paranoid Park o Elephant), para adentrarse en la posición ante la muerte de una juventud errante que da sentido a su vida, a través de una alambicada historia, la relación entre un adolescente que ha perdido a sus padres en un accidente de tráfico y una joven, enferma de cáncer, en fase terminal.

El argumento no puede resultar más melodramático. Sin embargo, el director consigue momentos de verdadera gracia, envueltos en colores otoñales, a base de diálogos inteligentes y de sus dos excelentes protagonistas. Mia Wasikowska, la Alicia de Tim Burton, aporta a su personaje un inmenso amor de la existencia y de la naturaleza, una alegría desbordante frente a la adversidad y la delicada nostalgia de los que saben que su futuro se reduce al presente.

Ver al otro protagonista en el cine es regresar al pasado. Desde la primera imagen parece que un resucitado Dennis Hopper se ha reencarnado en el actor. No es de extrañar puesto que Henry Hopper es su hijo, en su primera aparición en la gran pantalla y, sin lugar a dudas, no la última, por su presencia en escena y el lado gamberro que parece adivinarse tras su cara de ángel. En pocas ocasiones se tiene la sensación de presenciar el nacimiento de una estrella, sólo por este motivo merece la pena ver la película.

El film dividirá a los espectadores y a la crítica. Algunos la encontrarán relamida, sosa, aburrida, exagerada o previsible y la personalidad extravagante de esta pareja, vestida con ropa retro de las décadas de los 20 y los 30, poco creíbles o, literalmente, insoportable.

Gus Van Sant nunca decepciona. Todas sus películas aportan algo y, en muchas de ellas, es difícil no cae en su magia inmediatamente. No sé cómo encuadrar Restless en su filmografía, no parece de él y, al mismo tiempo, su firma está grabada en cada fotograma. Sus defectos me agradan y sus virtudes, muchas, hacen que la historia se me haga corta, que quiera saber más de estos personajes y que, tras una complicada trama, se esconda una sutil aventura humana que me emociona. ¿Cómo se calcula la felicidad en la vida de una persona? ¿En duración o en intensidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: