All That I Love (Wszystko, co kocham), Polonia 2009


Ser joven y polaco en el año 1981, en plena represión militar del sindicato obrero Solidaridad de Lech Walesa, no era nada sencillo y, mucho menos, si lo que más te gustaba era la música punk y tus canciones tenían letras como “vamos a dormir y soñar que hay libertad. Está tan oscuro aquí”. Por eso la juventud del protagonista de esta historia no puede ser más intensa. No digamos si se añade el hecho de que su padre trabaja en el ejército y su novia es la hija de un representante sindical.

Tras arrasar en los años 70 y 80 con cineastas tan significativos como Agnieszka Holland, Krzysztof Kieslowski, Roman Polanski, Jerzy Skolimowski o Andrzej Wajda, el cine polaco cayó en una larga travesía por el desierto que le alejó del público durante décadas. La creación en 2005 del Instituto Cinematográfico Polaco ha conseguido relanzar las producciones nacionales, de 10 a más de 50 películas al año, captar de nuevo el interés del público, pasando de menos de medio millón en 2005 a casi 10 millones de espectadores en 2010, y el éxito en los festivales internacionales de los nuevos directores, Robert Glinski, Borys Lankosz o Wojciech Smarzowski.

Jacek Borcuch, en su tercera película, se interesa más por el momento crucial del paso de la adolescencia a la edad adulta que por las peripecias históricas de su país. Pero su punto de vista produce el efecto contrario, y este momento se entiende mucho mejor, a través de las situaciones que afectan a los protagonistas, que a partir de los habituales discursos, típicos e ilustrativos, que suelen adoptan otros directores.

Una de las sorpresas del film es el descubrimiento del actor Mateusz Kosciukiewicz (que tiene, por cierto, un parecido más que razonable con Robert Pattinson). En una interpretación tan convincente en las escenas de los conciertos y ensayos, llegó a actuar en directo, como en el dominio de un difícil equilibrio entre un adolescente desorientado y la fuerza que se supone que debe tener un cantante del movimiento punk.

Una película que habla de rebelión personal, de la lucha de un todo un pueblo y con una escena, el concierto frente al censor de turno, que despierta la simpatía de cualquier espectador. Como en la canción del grupo, aunque nos encanta que la sala esté oscura, lo que en realidad nos gusta ver en la pantalla es la libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: