Route Irish, Reino Unido 2010


Resulta impresionante observar la capacidad de anticipación que Ken Loach dispone para situar los temas de sus películas en el centro de la actualidad más ardiente. Este lúcido cineasta, comprometido con la realidad, crítico ante las desviaciones del sistema y sobrio en sus reflexiones, no duda en enfrentarse a los problemas actuales, gracias a la afilada pluma de su genial guionista, Paul Laverty.  Y es una verdadera pena que el film de Ken Loach, autor del realismo social cinematográfico más audaz de los últimos tiempos, no esté aún en cartelera, dada la resonancia y correspondencia que presenta con las últimas noticias internacionales.

Route Irish es el nombre que recibe la carretera que une el aeropuerto de Bagdag con la zona internacional de la capital de Iraq, una travesía infernal plagada de francotiradores y emboscadas. En 2004, en pleno conflicto internacional, Fergus convence a su amigo Frankie para que se incorpore a su equipo de agentes de seguridad en la Bagdag. Las condiciones económicas son excelentes, unos 15.000 euros al mes libres de impuestos, y en un año habrá ganado 10 veces más que en su ciudad natal, Liverpool.

Bienvenidos al mundo de los agentes de las empresas de seguridad, o sea, los actuales mercenarios, de los innumerables conflictos internacionales. Un mundo poblado de malos y buenos, de vaqueros de gatillo fácil, en países en lucha contra dirigentes que en muchos casos, años o incluso meses antes, habían sido recibidos con honores por toda la comunidad internacional. Un cuerpo discreto, e interesado en seguir siéndolo, con plena inmunidad, como lo aseguraba la Ordenanza 17 en la guerra de Iraq, que publica beneficios multimillonarios en cada ejercicio de este proceso imparable de privatización de los guerras internacionales.

Frankie regresará a Liverpool pero en un ataúd, bien cerrado, para que no se descubra la verdad. Frente a la versión oficial de la empresa de seguridad, Fergus decide realizar su propia investigación. En esta coproducción europea, rodada en Jordania y en la que está presente Nawja Nimri con un pequeño papel, Ken Loach retrata el mundo de los hombres que disponen de un cheque en blanco para decidir sobre la vida de cualquiera. Consciente de la dureza y la fuerza de las imágenes, el director ha intentado aligerar su estilo mezclando la historia, basada en un hecho real, con una relación amorosa bajo la fórmula de thriller vertiginoso. Impresionante.

La barbarie no tiene fronteras. Aunque intentemos convencernos de que está muy lejos, la violencia puede llegar hasta nuestras casas porque no se sitúa a miles de kilómetros de nuestros civilizados países sino que reina en muchos de nosotros, nos acompaña y, en cualquier momento, puede invadir el lugar que habitamos. Cuando la justicia se conjuga con la venganza las consecuencias son imprevisibles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: