Four Lions, Reino Unido 2010


He aquí la película más disparatada, absurda y divertida de los últimos años pero, sobre todo, el film más gamberro que se pueda concebir en una sociedad donde reina lo políticamente correcto. Sólo los ingleses, con su corrosivo humor y su sentido de la auto crítica, podían ser capaces de atreverse con un tema tan delicado como el terrorismo fundamentalista islámico, sin provocar una oleada de indignación internacional. Mientras todavía resuenan los ecos de la polémica en 2006 de las doce caricaturas de Mahoma, que levantaron el furor del mundo islámico, Fours Lions ha sido galardonada cinco años después como mejor primera película en la ceremonia 2010 de los premios de la academia de cine británico (BAFTA).

Inspirado por una noticia sobre el terrorismo, Chris Morris se imaginó una película que tratase este tema en clave de humor y encargó la escritura de su debut cinematográfico a la pareja más delirante y creativa de guionistas ingleses, Sam Bain y Jesse Armstrong (responsables entre otras historias de Brüno o In the loop).

Un radical fundamentalista, que abriga el deseo de pasar a la historia como ejemplo de soldado de la guerra santa, decide crear un equipo de terroristas y destruir uno de los símbolos de la civilización occidental. El problema es que los miembros son unos descerebrados al límite de la imbecilidad suprema: su hermano, de muy pocas luces, y unos amigos poco recomendables, un xenófobo, un susceptible fabricante de bombas y un aspirante a rapero.

La película está repleta de escenas y momentos memorables que van más allá del absurdo: el entrenamiento en un campo mujaidín de Pakistán, los ensayos de atentados (los amantes de los animales, en especial, los pájaros no olvidarán la escena del cuervo) o los preparativos para el “gran día”. La proeza de este film es que un inteligente guión y unos intérpretes admirables, Riz Ahmed, Kayvan Novak, Nigel Lindsay y Adeel Akhtar, consigue carcajadas del público con unas situaciones que, en principio, producen un rechazo generalizado.

Y he aquí el genio de un director que, basado en la tradición del humor negro y absurdo, por un lado trata un tema y una cultura con respeto, sin herir sensibilidades, y demostrando que la realidad de cualquier tipo de terrorismo es, como todos sospechamos, un despropósito radical y sin fundamento llevado a cabo por verdaderos retrasados mentales, y por otro tiene la sutileza de obtener financiación para una comedia tan inhabitual. Como siempre el público acaba por dar la razón a los proyectos inteligentes, por muy arriesgados que sean.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: