Boogie, el Aceitoso, Argentina 2009


Tantos años buscando quién era el padre del monstruoso Torrente y por fin lo hemos localizado. Su nombre es Boogie y su apodo el aceitoso. Este personaje de tira cómica, creado por el sublime Roberto Fontanarrosa, autor desaparecido tristemente en 2007, continúa en la mente de sus seguidores más vivo que nunca y, ahora, hasta en la gran pantalla.

Boogie, de origen norteamericano, antiguo combatiente de la guerra de Vietnam, ha escogido como reinserción profesional la vía del mercenario, dinero rápido en un ambiente movidito y sangriento. Oficio que también el genial Ken Loach ha retratado sin piedad alguna en su última película.

Retrato psicológico del protagonista de la película: característica principal, un machismo elevado a la enésima potencia presente en todos sus actos y pensamientos. Racista, xenófobo, homófobo y practicante de todas las fobias existentes en la actualidad e, incluso, las que se descubrirán en el futuro. Considera a las mujeres, en particular, un simple objeto, y a los hombres, en general, una basura radioactiva. En resumen, desprecia a todo el género humano sin excepción, posiblemente se incluye a sí mismo, en este odio radical, visceral y sin base alguna. Único interés conocido: el dinero, su ídolo y dios, por encima de todo. Aficiones: romper, pegar, manejar armas y destrozar todo cuanto se presente al alcance de sus manos o de sus armas.

Gustavo Cova ha adaptado al cine a este perfecto vecino indeseable, con una maestría y vigor, dignos de las mejores películas de acción. Es como si Tarantino hubiese encontrado el protagonista ideal del largometraje, que nunca filmará, porque sería censurado en todo el mundo.

Desde los títulos de crédito iniciales, una danza macabra de guerra, muerte y desolación en que Boogie encarna, él solo, a los cuatro jinetes de la apocalipsis sin despeinarse, hasta la escena final, la película mantiene un exceso visual, con una preferencia por el color rojo, evidentemente, y narrativo que, a fuerza de exageración y distorsión de la realidad, divierte al espectador con una sobredosis de humor negro.

A veces es difícil conocer lo que deseamos y resulta más sencillo saber lo que no queremos. Por eso el recurso del esperpento o de la deformación extrema nos sirve para descubrir el lado inverso de la realidad y confirmar, con absoluta seguridad, que este personaje encarna todos los valores de una sociedad que es incompatible con los ideales de cualquier ser vivo, que haya superado en la escala de la evolución, el estado mineral.

Anuncios

2 Responses to Boogie, el Aceitoso, Argentina 2009

  1. babel says:

    Hola, pues creo que buscaré esta película, gracias, porque no la conocía. Por cierto, tienes material muy interesante y dificil de ver en cuanto a contenidos, me ha gustado la línea general, ya tienes una lectora más.

    Un saludo.

    • Querida amiga: es un placer poder contarte como lectora porque acabo de visitar tu blog y me ha impresionado. Me reservaré unas cuantas horas para leerte. Te enlazo de inmediato. Bravo por tu estupendo trabajo desde 2008. Yo todavía soy un novato pero, poco a poco, empezamos a formar una pequeña pandilla los que intentamos que se vea que hay otro cine. Cuento contigo para tus comentarios, impresiones y lo que quieras. Bienvenida y hasta muy pronto, amiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: