El Zar (Tzar), Rusia 2009


Pavel Lungin, autor casi desconocido en España, es uno de los directores rusos más importantes del cine actual. Su film anterior, realizado en 2006 y que llevaba por título, Exorcismo (Octpob), es una de las películas religiosas más apasionantes que se han realizado a lo largo de la historia del cine. Su peculiar estilo y su asombrosa capacidad para concebir espectacularidad en sus escenas le han llevado en su nuevo trabajo a realizar una superproducción (15 millones de dolares), presupuesto  no habitual en la cinematografía rusa, o de hecho, en cualquier película europea.

En El Zar el realizador ha retomado uno de los mitos históricos rusos: Iván el terrible, figura que el célebre Sergei M. Eisenstein ya había filmado en 1943, a petición de Stalin. Iván IV sucede a su padre a la temprana edad de 3 años y en 1547, al cumplir 17 años, decide restaurar la monarquía y coronarse Zar, es decir, el nuevo César, y gran príncipe de toda la Rusia, en la catedral de Moscú por el patriarca Macario. apoyado por la Iglesia ortodoxa y, autonombrado jefe de la misma, el cargo le otorgará a Iván IV un prestigio sagrado en la tierra, que constituirá la base de la autoridad sin límites de la nueva autocracia zarista.

El realizador, más interesado por el hombre que por el cargo, centra su historia en los últimos años de su reinado. En 1565, tras la derrota sufrida contra las tropas polacas, Iván el Terrible comienza a creer que se ha creado una conspiración a su alrededor. Para establecer y justificar su autoridad crea una nueva guardia personal, los Perros del Zar, que sembrarán el miedo y la violencia entre la población. El responsable de la Iglesia del país, ante las barbaridades cometidas por el Zar y su guardia, huye de Moscú. El zar ve en este hecho un signo de más de la llegada del Juicio Final y decide solicitar la ayuda de un antiguo amigo de la infancia.

Dividida en cuatro partes: oración, cólera, guerra y diversión, el film analiza la desviación que sufre un poder político absoluto y un gobierno corrupto, situación similar en la actualidad en ciertos países islámicos. Interpretada realista y magistralmente, el director ha tenido un especial cuidado en no caer en el típico film de época, por lo que ha solicitado los servicios del colaborador habitual de Clint Eastwood, Tom Stern, para que la fotografía tuviese una textura entre ficción y realidad. Un fresco apasionante, con una dirección artística sublime, que nos recuerda que la historia, por desgracia, no cesa de repetirse.

Anuncios

3 Responses to El Zar (Tzar), Rusia 2009

  1. Laura says:

    Antes de ver el Tzar vi “La isla” (“ostrov”). Alliquede fascinada por el protagonista. Piotr Mamonov que es en la vida real un monje.
    EL el tzar me parecio fantastica la fotografia, pero no me gusta el papel para Mamonov, lo preferia como el monje de la Isla…no puedo ser mas objetiv a con esto.NO lo veo a Mamonov en el papel del perverso Ivan en terrible.

  2. Pingback: Noviembre: el más festivalero de los meses « Cine Invisible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: