Madeo (Mother), Corea del Sur 2009


Resulta curioso constatar que dos trabajos tan distintos a primera vista, la película de  Bong Joon-ho y la última obra de teatro, Amnesia, de los tunecinos Jalila Baccar y Fadhel Jaïbi, tengan tantos puntos en común. Ambos comienzan de igual manera. Tanto la protagonista de Joon-ho como los actores de la obra se aproximan o se sitúan frente al espectador y, cuando se encuentran próximos a éste, empiezan un baile con movimientos más cercanos a un ritual de olvido que a una verdadera diversión. En Amnesia, la música cambia bruscamente de ritmo y los actores se desplomen como moscas, lo que se asemeja a un sueño premonitorio de la represión que ha sufrido recientemente la revolución en Túnez, el director coreano prefiere fundir la escena en negro y comenzar a narrarnos la historia de esta madre singular.

Bong Joon-ho ha mezclado en Mother las dos facetas de su cine que mejor domina, el ambiente surrealista de una investigación criminal, como en Memories of murder (2004), y la velada crítica social de una sociedad coreana en constante evolución, como en The host (2006). 

El resultado del talentoso director es, de nuevo, una magnífica película llena de pliegues, ángulos y esquinas para satisfacer a cualquier amante del cine. Una equilibrada puesta en escena, actores inspirados y especialmente bien dirigidos, sobre todo su protagonista Kim Hye-Ja, una dosis de sátira, ironía y humor que aligera una historia terrible y la utilización de los decorados o el paisaje como un personaje más a tener en cuenta, vuelven a situar a Bong Joon-ho entre los mejores directores del cine actual.

La pasión maternal de esta mujer le llevará a intentar demostrar, por los medios que sean necesarios, la inocencia de su hijo, acusado del asesinato de una joven. Esta pasión de la protagonista, la actriz es conocida en su país por interpretar el estereotipo de madre ideal, le conducirá a una patología próxima a la locura, manifestada en una insensibilidad a la realidad, que sufre en sus propias carnes. Su relación materno-filial ha llegado demasiado lejos (demostrativa escena en que la madre da a beber a su hijo adolescente mientras éste orina al mismo tiempo, recurso narrativo de intercambio de fluidos que Apichatpong Weerasethakul también utilizará en Tío Boonmee recuerda sus vidas pasadas) y este fusión acabará pagándose cara.

Muestras sublimes de un arte casi invisible, ya sea en cine o teatro, que despiertan conciencias o movilizan opiniones. Así son los verdaderos artistas, como Bong Joon-ho o Jalila Baccar y Fadhel Jaïbi (otra de sus obras de teatro, ya en 2006, se titulaba Cuerpos secuestrados). Unos analizan el pasado para comprender el presente y otros imaginan el futuro para poder asimilar su pasado.

Anuncios

One Response to Madeo (Mother), Corea del Sur 2009

  1. Pingback: Lola, Filipinas (2009) « Cine Invisible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: