Africa United, Ruanda 2010


Presentar una película de Ruanda es todo un acontecimiento. Eric Kabera fundó en 2002 el Centro de Cine de Ruanda (RCC), organización sin ánimo lucro para desarrollar una industria cinematográfica viable en este país y cambiar la óptica general que se tiene de África. La mayoría de los proyectos se iniciaron en 2005 pero cinco años después con Africa United, la organización ha superado todas sus expectativas, al ser elegida mejor película africana del año por la inmensa mayoría de la crítica, y presentada con éxito en los Festivales de Cine de Londres, Tokio, Nueva York, Toronto o Sudáfrica.

Su realizadora,  Debs Gardner-Paterson, ha creado una ambiciosa historia a partir de los viajes que ha realizado a través del continente y las entrevistas con los niños de los centros de acogida. El personaje de Celeste está inspirado de una niña con sangre real que había ejercido como prostituta infantil y que actualmente residía en uno de estos centros.

Tres niños ruandeses, dos hermanos y uno de sus amigos, intentan conseguir el sueño de su vida: asistir a la ceremonia de apertura de la Copa del Mundo de la FIFA. Al equivocarse de autobús pasan por el Congo, sin dinero ni papeles, terminan en un campo de refugiados y, a partir de ahí, tendrán que atravesar 7 países, 5000 kilómetros y vivir muchas aventuras hasta llegar a Johannesburgo. En el camino se encontrarán con otro niño, que había sido utilizado como soldado, y con Celeste, la niña de sangre real que trabaja en un hotel de lujo.

Aunque los protagonistas no son los habituales de toda película infantil o juvenil, este film tiene la franqueza de mostrar los problemas del continente sin falsos tapujos. Enfermos de sida, sometidas a una indecente prostitución infantil o obligados a combatir en guerras tribales, sueñan con lo mismo que cualquier otro niño, y la película los presenta con esperanza, con alegría y con una gran dosis de ternura. Los adultos son más realistas o pesimistas y cuando uno le cuenta su sueño a su madre, ésta le responde que África no tiene que soñar, lo que debe hacer es despertarse.

Una película inesperada, llena de la vitalidad de un continente joven, con una música inspirada que acompaña las andanzas de los protagonistas y una parte del film, rodado en animación, de una belleza exuberante. Una apuesta difícil que ha logrado transformar esta filmografía invisible en una realidad palpable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: