Monsters, Reino Unido 2010


En la frontera de EE.UU. se ha levantado una gran muralla para evitar que los integrantes de una especie se adentren en su territorio, aislándolos de esta manera en un espacio geográfico limitado controlable. Este especie, perseguida por los militares americanos, se reproduce y migra con gran facilidad. Ya están acostumbrados a los bombardeos y son muy pacíficos mientras que no se les ataque directamente. Viven en un medio difícil y se adaptan como pueden a las condiciones a las que les someten las autoridades americanas.

Primera pregunta, ¿de qué especie se habla? Respuesta equivocada: los inmigrantes latinos. Respuesta acertada: una sonda espacial de los EE.UU. se estrelló en México liberando partículas de forma extraterrestre. Son los monstruos (del espacio, o lo que es lo mismo, del infierno), como podría haber escrito algún filósofo existencialista, los monstruos siempre son los otros.

 

Una película de ciencia-ficción, mediante una metáfora, trata un tema, actual o pasado, sin referirse a él de forma directa. En este film se ve de todo, menos monstruos verdes con antenitas: dos protagonistas perdidos, literal y simbólicamente, en un cruce de caminos. Hacia el norte volverán a encontrar la civilización que han perdido y por la que no se siente ninguna atracción. Hacia el sur existe la posible de lo desconocido, quizás, no sea mejor pero, en todo caso, será distinto de lo que han huido. O individuos que se aprovechan de un desastre o de una situación de peligro para aumentar sus beneficios personales y traficar, ya sea con billetes de barco o personas, sin escrúpulo alguno. Segunda pregunta, ¿se trata de una película de ciencia-ficción? Respuesta acertada: prefiero no responder a esta última cuestión.

Entre película de amor, cine fantástico y road movie, este film confirma que no es necesario un gran presupuesto para realizar un proyecto honesto e interesante de cine indie. Los grandes efectos especiales se sustituyen, en la mayoría de las ocasiones, por la imaginación de los espectadores. Sabido es que nuestra mente puede imaginar lo peor pesadilla posible porque cada uno recreará sus propios fantasmas personales. Tercera y última pregunta, ¿es cierto que el presupuesto de la película sólo ascendía a 15.000 dolares? Respuesta acertada: no, el mismo director, Gareth Edwards, ya ha desmentido esta afirmación. El presupuesto final oscila entre los 200 y 250.000 dolares. Para hacer reducir el coste de la producción el director también se ocupó del guión, la fotografía y los decorados. La mayoría de los figurantes son amigos de los miembros del equipo que estaban disponibles en el momento del rodaje en Belice, Costa Rica o Guatemala.

Una buena película en el más puro y tradicional estilo indie, con unos protagonistas, pareja real en la vida tras las cámaras, que transmiten una complicidad que compensa su interpretación, con un director dotado de un gran sentido para hallar la imagen impactante que sostenga un guión demasiado sencillo y una historia que, aunque no tenga nada de novedosa, consigue que todos los espectadores deseen que los extraterrestres continúen reproduciéndose, gracias a la belleza de las imágenes de la última parte de la película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: