Kak ya provyol etim letom (How i ended this summer), Rusia 2010


Esta película tiene dos hombres, un oso y un foso. Eso sí, el enorme foso que constituye el océano ártico que rodea el polo norte de la tierra, con temperaturas de hasta 45 grados bajo cero. Sin embargo aquí no hay castillo, sólo una antigua estación meteorológica en medio de una minúscula isla, con un material anticuado, que probablemente ya pertenecía a la época de la U.R.S.S., y en la que los protagonistas pasarán 9 meses tomando datos y realizando mediciones para transmitirlas, si el tiempo lo permite, a la capital. Un periodo de aislamiento total, siempre y cuando no pase nada grave. Pero en esta película si ocurre algo importante.

 

Por lo pronto una extraordinaria interpretación de los actores, Sergei Puskepalis (que ya había vivido 10 años en Chukotka, región donde se rodó el film y se encuentra la estación polar Valkarkai) y Grigoriy Dobrygin, que al encandilar al jurado del Festival de Berlín 2010, optó por recompensar ambas actuaciones masculinas con un Oso de Plata. El oso de la película no fue nominado, supongo que para evitar un evidente tráfico de influencias.

 

Aunque los actores siempre han negado que se pueda hacer una lectura política de la película, el espectador no puede evitar pensar en ciertos paralelismos entre la situación rusa actual y la historia que nos presenta la película. Sergei lleva toda su vida ocupándose de la estación meteorológica, implicado en su trabajo pese a sus dificultades, pero decide que también tiene derecho a disfrutar un poco y se va a pescar truchas durante dos días, dejando encargado a su colega de las transmisiones. Pavel es un joven de la ciudad que ha aceptado este trabajo para hacerse unas pelillas y, aprovechar el aislamiento para ocuparse de una novela que tiene la intención de escribir, y que lleva el título de la película. Mientras que Sergei se ocupa de sus truchas, Pavel recibe un importante y urgente mensaje por radio que debe transmitir inmediatamente a su compañero. A partir de ese momento se instala una tensión digna del mejor Hitchcock.

 

Además de este premio, el Festival de Berlín también otorgo a este película otro Oso de Plata al mayor logro artístico. Las imágenes son impresionantes, la fotografía sublime (así me imagino el nacimiento del planeta tierra) y la ambientación de la estación tan lograda que parece real (existe la posibilidad de que en realidad sea de esta manera).

 

Y en cuanto al oso de la película (por cierto, los osos polares son carnívoros y no dudan en comerse a sus crías; ahora cada vez que veo un peluche, lo miro de distinta manera), ya estaba previsto en el guión pero no hizo falta traer uno, puesto que se trata de un animal en libertad que pululaba por las cercanías del rodaje, que duró 4 meses. Uno de los actores premiados nos contó que para la escena de la persecución, el cámara y su asistente técnico iban corriendo delante del animal y cuando ya estaba a unos 400 metros comenzarón a gritar por el micro que se les había olvidado el fusil. Tanto el equipo técnico como el oso están bien y ninguno fue maltratado durante el rodaje. Palabra de Sergei Puskepalis.

Anuncios

One Response to Kak ya provyol etim letom (How i ended this summer), Rusia 2010

  1. Pingback: Noviembre: el más festivalero de los meses « Cine Invisible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: