Marţi, după Crăciun (Tuesday, After Christmas), Rumanía 2009


Diez años casados, de vida en común, compartiendo todo lo bueno, y de vez en cuando, qué remedio, también lo malo. Una hija de 8 años, inteligente, divertida e imprevisible, al fin y al cabo, una niña. Nuestras costumbres, salir con los amigos alguna noche, cenar con mi hermano para que nos presente su última conquista (y tú, ¿qué piensas de ésta?, yo no le doy más de dos meses), repartirnos las tareas como buenamente se puede, comprar los regalos de Navidad porque esta año ha llegado casi de repente y llevar a la niña al dentista, o mejor dicho, a la dentista.

 

Esta película del rumano Radu Muntean tiene una apariencia tan real como la vida misma.  Desde la primera imagen tenemos la impresión de estar asistiendo a las escenas habituales del diario ajetreo humano. Una pareja de compras, el marido haciendo tiempo mientras su mujer se prueba ocho camisetas, una cena entre amigos en la mesa de enfrente del restaurante y de la que escuchamos algunas frases hechas o una sencilla conversación entre unos padres y el médico de su hija. Radu Muntean ha utilizado a lo largo de todo el film una serie de planos secuencias, creo que hay alguno que puede sobrepasar los 10 minutos, que consiguen transformar a cada espectador en un voyeur. En este segundo trabajo del realizador continua con el mismo tema de su película anterior, Boogie (2008), escrita por el mismo equipo de guionistas, y en el que ya trataba el adulterio porque, tras la normalidad de las situaciones rodadas en la película, se esconde la tragedia íntima que sufren los protagonistas.

 

Desde el primer momento simpaticé con la dentista de mi hija. Empezamos a vernos a solas, una cosa llevó a la otra y… ya han pasado seis meses y estoy perdidamente enamorada de ella como lo estuve de mi mujer. Tiene 26 años, es divertida, independiente y respetuosa ante mi situación familiar, además adora a mi hija, pero tengo que hacer algo. Aunque no es el mejor momento porque Navidad está a la vuelta de la esquina y quizás sería mejor esperar a… 

 

El trío protagonista, Mimi Branescu, Mirela Oprisor y Maria Popistasu, rozan la perfección. El equipo de actores ha dado lo mejor de sí mismo, hasta tal punto que el actor principal y el director no volvieron a hablarse hasta transcurrido un mes del finalizar la película, dado el trabajo de introspección que supone un tal rodaje en tan sólo tres semanas. Extraordinaria escena de complicidad entre el matrimonio, en que la mujer le pasa un regalo a escondidas a su marido para que lo ponga al pie del árbol de Navidad sin que lo veo su hija… y no contaré más.

 

De todos modos, tras la avalancha de premios que la película ha obtenido en el Festival Internacional de Cine de Gijón (mejor largometraje, mejor actor y mejores actrices -esposa y amante ex aequo-) existen muchas posibilidades de que el film deje de ser una muestra más del cine invisible, y llegue a estrenarse para el disfrute general de todos los espectadores.

Anuncios

One Response to Marţi, după Crăciun (Tuesday, After Christmas), Rumanía 2009

  1. Pingback: Tweets that mention Marţi, după Crăciun (Tuesday, After Christmas), Rumanía 2009 « Cine Invisible -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: