Mammuth, Francia 2009


“Soñado y hecho”, las mejores ideas suelen aparecen en los sueños y ese es el origen de esta sorprendente película. Benoît Delépine, uno de los realizadores, pasó una noche entera con una imagen absolutamente surrealista de uno de los mitos del cine francés, Gérard Depardieu, cabellera al viento, como en los mejores anuncios de champú, conduciendo una vieja Münch Mammuth. Aunque el título nos recuerde un animal prehistórico, en realidad, se refiere al invento de un alemán que en los años 60 decidió instalar un motor de coche dentro de la carrocería de una motocicleta. Y a partir de ese sueño, Gustave Kervern, el otro autor de este largometraje  y responsable también de Louise-Michel, escribió el guión de esta historia que se presentó en la Berlinale y ahora llega al Festival Internacional de Cine de Gijón.

 

Los autores han retomado la estructura del road movie con la que iniciaron, con títulos como Aaltra y Avida, sus andanzas cinematográficas. Serge Pilardosse que ha trabajado desde los 16 años llega a la edad de jubilación y debe abandonar su puesto de carnicero y acostumbrarse a la rutina del jubilado. Pero esta nueva vida no será tan fácil como parece, su mujer sigue trabajando, Yolande Moreau, cajera de un hipermercado y como siempre perfecta en su papel, y él debe ocuparse de las tareas de la casa. Si en Louise-Michel el drama daba paso a la comedia, en esta ocasión los directores han dado la vuelta a la tortilla, y toda la primera parte de Mammuth es divertidísima, corrosiva y tronchante. 

 

Sin embargo una notificación de la administración dará paso a la segunda parte. Serge, que ha trabajado en todo lo imaginable a lo largo de su vida laboral, descubre que algunos de sus empleadores nunca le habían declarado y si no obtiene los justificantes de estos trabajos su pensión será ridícula o inexistente. Animado por su mujer, se tira a la calle en su vieja moto Mammuth y decide atravesar media Francia en busca de las dichosas nóminas.

 

Cuando se mira hacia atrás existe el riesgo de recordar cosas que habíamos olvidado o que intencionadamente borramos de nuestra memoria. Serge, en este retorno a su pasado, encontrará algunos de viejos demonios (Isabelle Adjani en un papel muy especial), y cruzará en su camino toda una galería de personajes que intentan sobrevivir como pueden en un sistema que, en la mayoría de los casos, no entienden.

 

Mammuth es un ejemplo perfecto de equilibrio entre comedia y drama, con unos actores impecables, un sólido guión alejado de la sal gruesa a la que nos tienen acostumbrados sus directores, lleno de humanidad, sensibilidad y humor. Un cóctel que no sería de extrañar que se viese recompensado en el Festival Internacional de Cine de Gijón.

Anuncios

One Response to Mammuth, Francia 2009

  1. Pingback: Los gigantes (Les géants), Bélgica 2011 « Cine Invisible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: