Caza a la espía (Fair game), EE.UU. 2010


Hay historias reales que superan con creces cualquier ficción. En 2003 Valerie Plame,  hija de un oficial de la Fuerza Aérea y una profesora de primaria, era la típica mujer de mediana edad, 40 años, madre de mellizos, rubia, elegante, que vivía en un coqueto barrio  con su esposo de 53 años y ex-diplomático, Joseph Wilson. Madre perfecta, trabajadora incansable como agente inmobiliario y posteriormente consultora en energía, disfrutaba de su hogar, su familia y sus amigos. Sus problemas comenzaron cuando llegó un nuevo vecino, George Bush, a su idílico barrio residencial de Washington.

 Y aquí podría comenzar la ficción. Veamos la versión “Mujeres desesperadas”: su vecino George se dedica a proclamar ante todo el vecindario que cultiva los pepinos más grandes de todos los EE.UU. Valerie empieza a sospechar cuando a altas horas de la noche descubre a su vecino sacando a la basura grandes bolsas de una frutería de las afueras. En su investigación descubrirá que George no tiene ni siquiera huerta. Valerie revela la verdad a todo el barrio pero su vecino trama una terrible venganza: publicar en la gaceta local  que Valerie y Joseph son transexuales y que sus verdaderos nombres son James Bond y Josefa Wilson.

 

Por desgracia la calle  de Wisteria Lane es más divertida que los pasillos de la Casa Blanca. Y aquí comienza la realidad: con 22 años Valerie Plame comenzó a trabajar para la CIA, en febrero de 2002, la CIA envió a su marido a Nigeria para investigar si el gobierno de Saddam Hussein había comprado uranio para fabricar armas de destrucción masiva. Tras su viaje, Wilson negó esta posibilidad y lo declaró públicamente. El equipo de George Bush decidió publicar el nombre y la verdadera ocupación de Valerie Plame en la columna periodística de Robert Novak, que atribuyó la información a “dos altas fuentes gubernamentales”, poniendo en peligro sus operaciones en curso y su seguridad personal así como la de su familia. El resto es conocido por todos: las armas nucleares no existían y el juicio celebrado estableció importantes condenas a los implicados que, a posteriori, George Bush indultó.

 

Tras su paso por los Festivales de Cannes y Sundance, Doug Liman (realizador de El caso Bourne y Sr. Y Sra. Smith) nos cuenta esta historia basándose en dos libros The Politics of Truth de Joseph Wilson y la versión previa y no censurada por la CIA de su esposa Fair Game de Valerie Plame. En una primera parte centrada en la parte política y en la segunda, sobre las consecuencias a nivel personal y los problemas que acarrea a la pareja protagonista: Naomi Watts, tan rubia como la original, y Sean Penn, al que le hemos visto más inspirado en otras ocasiones.  

Por cierto, en la versión ficción de “Mujeres desesperadas”, a George Bush lo echan del barrio. Pero las aventuras de Wisteria Lane continúan porque el ex-presidente americano le alquila su casa a un amigo, un latino con bigotito, que asegura que el responsable de los atentados de las Torres Gemelas es un grupo terrorista de jubilados californianos.

Anuncios

One Response to Caza a la espía (Fair game), EE.UU. 2010

  1. Pingback: Caza a la espía desesperada - apezz.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: