Benda Bilili, Congo 2010


El cine invisible se alimenta de todas las propuestas arriesgadas, de películas independientes, de argumentos que cuestionan la verdadera actualidad o que tratan temas intocables y de creaciones destinadas a una minoría, con una inexistente o complicada distribución. Sin embargo, pese a todas las dificultades para acceder a este cine invisible, el interés crece día a día frente a una alternativa cinematográfica formateada, repetida y, en muchas ocasiones, destinada al inmediato consumo y al más rápido olvido una vez que nos levantamos de la butaca. 

Y, sin lugar a dudas, si hay una película que debe incluirse en esta categoría ésta es  Benda Bilili. Un conjunto de vagabundos africanos, en su mayoría minusválidos, que duermen en la calle o donde pueden, pero que alimentan la esperanza de formar algún día un grupo de música. Este documental es un sueño realizado que ha tardado cinco años en cumplirse.

En 2004 el director de una agencia de publicidad, Renaud Barret, y su amigo un fotógrafo reportero, Florent de La Tullaye, encuentran en las calles de Kinshasa a estos músicos alucinantes ensayando en plena calle. A partir de ese momento deciden intentar grabar un disco y realizar este documental. Pero la tarea no es fácil en un país que ha sufrido dos guerras, tras el caos político, social y económico de la dictadura  de Mobutu que causó casi 4 millones de muertos, según datos de la ONU.

El primer intento les lleva a un estrépito fracaso. Las condiciones son las mismas de siempre pero difícilmente compatibles con la grabación del disco: dificultades para reunirse y, colmo de males, el centro social donde duerme parte de la banda se destruye por un incendio, encontrándose todos, otra vez, en la calle. El gérmen de la banda se separa y el proyecto se anula. Pasa un año y los soñadores de este proyecto han conseguido interesar a una casa discográfica. El disco se grabará en un estudio y también en el zoo de la ciudad, único lugar disponible.

La esperanza que transmite el grupo, la seguridad en el futuro, la fuerza que muestran para conseguir su sueño es impresionante. Ricky, el jefe de la banda, con sus 55 años (la esperanza de vida del país no llega a los 50) despliega una energía vital que ya la querríamos muchos, Junana al que la poliomielitis no le impide realizar coreografías dignas de los mejores bailarines o el adolescente Roger que ha creado su propio instrumento musical con una lata vacía, un palo y una cuerda.

Y el milagro se produce, el disco se vende y el grupo realiza una gira por Europa, desde París a Oslo. Los integrantes de Benda Bilili salen por primera vez de su barrio para ir a otro continente y su visión es delirante y divertidísima. El documental no adapta un tono dramático en ningún momento. Los diálogos captados en directo son alucinantes (la definición de Europa, la confusión de los detectores de incendio de los hoteles, hasta la sensación de frio para los africanos). En resumen, una profunda y admirable lección de humanidad, gracias al cine invisible.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: